Portada » Destacados » Collar de perlas nicaragüense

Collar de perlas nicaragüense

Rosita ArgüelloRosita Argüello Mora.

Periodista

Nicaragua tiene miles de bellezas, pero dos de ellas me impresionaron mucho: la primera es su gente, amable, servicial, sencilla y la otra las Isletas de Granada, en el Lago Cocibolca, que se encuentran a poca distancia de la ciudad y forman un archipiélago de más de 365 pequeñas islas de tamaño variado, de fácil acceso y son un atractivo turístico paradisíaco, a mi me parecieron un hermoso collar de perlas volcánicas .

lanchaLas Isletas se formaron después de la erupción del volcán Mombacho, ubicado en las costas del lago, hace cerca de 4.000 años, cuyos fragmentos fueron enviados al cuerpo de agua en donde hoy reposan y han desarrollado su propio ecosistema.

Todas las islas gozan de una flora y una fauna exhuberante, rica en aves acuáticas. Se les puede visitar en lanchas que salen de Puerto Cabañas o de Puerto Asese, ubicados en el extremo sur del Malecón de Granada.

Varían en y la tamaño y forma desde cien metros cuadrados hasta más de cien hectáreas. La naturaleza, las aves locales y migratorias, y la cotidianeidad de las familias autóctonas lo hacen un paraje ideal para paseos en lanchas o kayak.

Sirven diferentes propósitos. Hay una comunidad de más o menos 1200 personas viviendo en las islas, siendo la mayoría pescadores. Otras islas acomodan a hoteles o a casas lujosas (algunas pueden ser rentadas.) Hay también islas que no han sido habitadas con sólo palmeras creciendo en ellas.

Dentro del Archipiélago de Las Isletas se pueden recorrer los estrechos canales que separan las islas, admirar una fortaleza del siglo XIX sobre la isla San Pablo. También hay una colonia de monos que vive en un pequeño islote y que, curiosos, se acerca a la lancha cuando ésta se aproxima.lancha 2

Otra isla de importancia es la isla de Zapatera, que ha sido declarada Parque Nacional y que abriga uno de los sitios arqueológicos más importantes, y donde es posible observar estatuas precolombinas esculpidas en piedra, así como cavernas con tumbas. Otros lugares de sepultura existen en la isla del Muerto.

Muchas de estas islas son propiedad privada, algunas aún son habitadas por familias de pescadores. Hay posibilidad de pescar y de practicar deportes acuáticos.

Varios ambientes

En un bote alquilado, se puede recorrer las isletas, algunas habitadas por familias nativas y otras convertidas en mansiones, hoteles y casas de verano rodeadas por las ramas de árboles que casi besan las aguas, en lo que podría considerarse una Venecia tropical.

En punta El Ojoche, península de Asese, el artesano Fernando Alemán ofrece a los turistas piezas labradas en madera de cedro. Son réplicas pequeñas de garzas blancas y grises, oropéndolas, chocoyos, gaviotas, patos chancho, gavilanes, tiburones, barcos de vela, yates y botes de remo.

isla monosUn sitio popular para comer, después de visitar las isletas, es el Restaurante Asese, situado en tierra firme. Ofrece filete de guapote a la plancha y guapote empanizado, con precios de C$190.00, C$210.00,

C$240.00 y C$320.00, según el tamaño del pescado. También ofrece viajes en bote de motor por C$300.00 la hora.

Pico de Garza es una islita con una manzana de extensión que ofrece servicio de bar y restaurante.

Tiene dos piscinas, rancho, kiosco, hamacas y kayak. Cobra U$10.00 por día por la estadía. Su especialidad en comida es el Asado a la Garza (carne asada, tostones, frijoles, arroz, pico de gallo, salsa chimichurri) por U$10.

Aquí puede practicar el Ski acuático por U$80.00 la hora. Este negocio está abierto de martes a domingo de 8:00 am a 5:00 pm.

Otro bar y restaurante es el Cifar, cuyo menú principal es el guapote frito, con precios entre C$200.00 y C$400.00. La comida corriente tiene un precio de C$80.00. Cuenta con cuatro ranchos y tres piscinas, dos de adultos y una de niños.

Navegando entre los canales se puede visitar un atractivo histórico, el fuerte San Pablo, un kilómetro al norte de la península de Asese.

pescadores en el lagoEsta fortaleza fue construida en 1783 por los colonialistas españoles, para defender la ciudad de Granada de las invasiones de piratas ingleses y franceses.

En el trayecto se ve la Isla de los Monos, donde habitan monos araña que con el tiempo y la constante presencia de visitantes han tomado la confianza de acercarse a los turistas a pedir frutas y dejan que les tomen fotos.

La parte Este de las isletas, donde el viento es más fuerte, es propicia para la práctica de deportes acuáticos extremos.

Le llaman Correviento y hay una isla donde la señora Justa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *