Portada » Destacados » Volcán Irazú: El barril de pólvora costarricense.

Volcán Irazú: El barril de pólvora costarricense.

Rosita ArgüelloRosita Argüello Mora periodista

 

El sábado 23 de agosto junto a un grupo de periodistas de Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Colombia visitamos el Volcán Irazú , que también es conocido como  “el barril de pólvora de la naturaleza” debido a que es un volcán activo con una forma irregular de subcono, que alcanza los 3,435 metros de altura sobre el nivel del mar, sobre un terreno de aproximadamente 500 kilómetros cuadrados.

SONY DSCPara llegar a este parque salimos de la provincia de san José y nos dirigimos hacia la Vieja Metrópoli porque este volcán  se encuentra ubicado en la provincia de Cartago y pertenece al Área de Conservación Cordillera Volcánica Central (ACCVC), la cual recibió en 1988 la denominación de Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Hay cuatro cráteres en la cima del Irazú, el principal, otro llamado Diego de la Haya y dos más pequeños en la zona sur-este del parque, además de lagunas y fumarolas (zonas de emanación de gases o vapores).

En días despejados se pueden ver desde el borde oeste del cráter principal, ambos océanos, así como gran parte del territorio nacional; inclusive hasta el Lago de Nicaragua (con telescopio). Ocasionalmente se cubre de nieve.

La vegetación ha soportado grandes alteraciones por las constantes erupciones de ceniza, hoy es posible observar un crecimiento esparcido de plantas en los alrededores de los cráteres, en el resto del parque es posible encontrar bosque secundario con partes de bosque primario.

La vida silvestre en  Irazú es muy escasa. Algunos de los animales que se han reportado son coyotes, armadillos, puerco espines, sabandijas y gatos silvestres. En cuanto a aves es posible ver pájaros carpinteros, pechos amarillos. Aunque un lindo pizote caminó delante de nosotros orgulloso de su cola.

Es una zona de gran importancia hidrológica ya que aquí nacen varios ríos que alimentan las cuencas del Río Chirripó, río SONY DSCReventazón, río Sarapiquí y río Grande de Tárcoles. También es un área de interés para estudiantes y científicos por su geología.

El Parque Nacional Volcán Irazú fue creado en julio de 1955 y su nombre proviene de la palabra indígena “Istarú” que significa Cerro del Temblor y del Trueno.

Las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) de Costa Rica son espacios fundamentales para la conservación de los ecosistemas naturales y de la biodiversidad. Para el año 1955, mediante la Ley No.1917, se declararon como parques nacionales las zonas comprendidas dentro de un radio de dos kilómetros alrededor de los cráteres de los principales volcanes del país. En este período, se establecen los Parques Nacionales Volcán Irazú y Volcán Turrialba (Bermúdez & Conejo, 2008).

El  Parque  Nacional  Volcán  Irazú  se  amplía  en  1997  mediante  el  Decreto  Ejecutivo N° 26945-MINAE, cuando se anexa el área de Prusia (área recuperada de la devastación ocasionada por las erupciones del Irazú en 1963-65). El decreto indicado se hizo efectivo cuando se publicó en la Gaceta Oficial № 98, el 22 de mayo de 1998. La extensión del territorio declarado como parque nacional actualmente es de  2000,36  hectáreas  (Bermúdez  &  Conejo, 2008). Cabe destacar, que el manejo que se le da al parque nacional, se desprende de un documento llamado Plan General de Manejo, y anualmente se debe cumplir con lo programado en él, incluyéndolo dentro del Plan Anual de Trabajo (PAT). Además, se complementa con lo que sugiere el Plan de Turismo Sostenible y el Monitoreo de la Gestión.

El personal a cargo realiza giras de control y protección, tanto dentro del ASP como en las comunidades aledañas, en las cuales también se realiza educación ambiental, con el fin de concientizar a la población sobre la importancia de proteger los recursos naturales. A continuación, se mencionaran los aspectos más relevantes del parque.

Luego de la caminata por los alrededores del cráter, nos dirigimos al mirador y luego a comernos un delicioso casado con fresco de guanábana en el restaurante Linda Vista, donde los extranjeros dejaron sus tarjetas pegadas en la pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *