Portada » Salud » Cabinas de bronceado: ¡Cuidado!

Cabinas de bronceado: ¡Cuidado!

Redacción mujereshoy. Trendencias

Cabina de bronceadoLas modelos y aquellas chicas que quieren parecer más sexis y atractivas son clientes fijas en las cabinas de bronceado, pero cuidado los datos indican que ese gusto puede resultar sumamente dañino.

La OMS incluyó hace años estas cabinas entre los factores causantes de cáncer y algunos países, como Australia, ya han prohibido su uso. Tenemos muchos motivos y sobre todo investigaciones relacionadas, para evitar la exposición a los aparatos de bronceado artificial, así que mientras sigan en marcha, vamos a darles un repaso para recordar por qué es importante decir: No, gracias.

El último artículo sobre este tema se publicó el pasado mes en la revista American Journal of Preventive Medicine. Su autor Robert Dellavalle, investigador y profesor, afirma que las cabinas de rayos UVA causan cáncer, al igual que el tabaquismo, y que el anuncio y la difusión de este mensaje podría salvar vidas.

Para determinar si cierto elemento causa cáncer, se siguen 9 criterios elaborados en 1965 por el epidemiólogo Austin Bradford Hill. Las cabinas o camas bronceadoras, cumplen ocho de estos nueve requisitos, según los datos recopilados por Dellavalle:

1 Asociación significativa: Los usuarios de cabinas bronceadoras tienen un 16% más de probabilidades de padecer cáncer de piel.

2 Relación consistente: Los resultados son consistentes ya que no se limitan a una única población, nacionalidad o tipo de piel.

3.Especificidad: La radiación UVA causa solo un efecto, cáncer de piel. Es más fácil precisar la relación causal que si provocara varios.

  1. Temporalidad: La causa (cabina de bronceado) ocurre antes del efecto (cáncer). Obvio, pero imprescindible en la interpretación de resultados de los estudios.
  2. Gradiente biológico: Cada sesión de rayos UVA adicional por año, incrementa un 1,8% el riesgo de melanoma.
  3. Plausabilidad: Los rayos UV pueden producir alteraciones del ADN que promueven la formación de cáncer, al penetrar en la capa epidérmica.
  4. Coherencia: Los resultados obtenidos en los experimentos de laboratorio coinciden con los datos recogidos en los estudios de población.
  5. Analogía: Al igual que ocurre con la exposición al sol, las personas con pieles más sensibles (que se queman antes) tienen más posibilidades de desarrollar cáncer de piel.

Las investigaciones para concluir la relación causal entre cabinas de bronceado y cáncer de piel, se han realizado en animales. Como es lógico, no es posible experimentar con personas, poniéndolas en riesgo de contraer cáncer de piel y, según Dellavalle, esta es la excusa que utiliza la industria de las cabinas de bronceado, para declarar que no hay confirmaciones realmente científicas que demuestren que causan cáncer.

Un estudio publicado en el British Medical Journal en 2013, de los 63.942 casos de melanoma que se diagnostican en Europa cada año, un 5,4% (3.438) están relacionados con el uso de las cabinas de bronceado.

También determinó (con los datos obtenidos en Europa) el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer de piel en más de un 20% si se usan cabinas de rayos, incrementándose en un 87% si el uso se empieza antes de los 35 años.

Por otra parte, un año antes, una investigación dirigida por la Universidad de California, publicada también en el BJM, estimó que el bronceado artificial era responsable en Estados Unidos de más de 170.000 nuevos casos al año de cáncer de piel no melanocítico (más frecuente pero menos agresivo).

La FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.U.U) subió en 2014 el riesgo de las cabinas de bajo a moderado, desaconsejó su uso en menores de 18 años y alertó que las personas que han tomado rayos UVA tienen un 59% más de riesgo de melanoma, que se incrementa con cada nueva sesión.

Desde la AEDV (Academia Española de Dermatología y venereología) también recomiendan evitar el bronceado artificial y avisan de que en una cabina de bronceado podemos recibir un nivel de radiación UVA hasta 10 veces superior al de un día soleado en el Mediterráneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *