Portada » Legal » Capitulaciones Matrimoniales

Capitulaciones Matrimoniales

Artículo escrito por Catalina Rivera Sanabria 

Abogada y notaria

Realmente en nuestro país las Capitulaciones Matrimoniales no son muy utilizadas. ¿Desconocimiento? o simplemente ¿se creen no necesarias?

Las Capitulaciones Matrimoniales son un contrato que consiste en regular las estipulaciones conyugales referentes al régimen económico del matrimonio. Sin embargo dentro de este contrato, y si la voluntad de las partes así lo dispone, de manera excepcional se pueden referira cualesquier otra disposición en razón del matrimonio.

Las capitulaciones son un acto o convenio perfeccionado por los futuros contrayentes, con la finalidad de determinar el régimen patrimonial del matrimonio, es decir, es una relación contractual donde la pareja antes de formalizar su relación, fijan la forma mediante la cual se regirá la comunidad de bienes durante la unión conyugal.

Nuestro Código de Familia, en su numeral treinta y siete dispone: “Las capitulaciones matrimoniales pueden otorgare antes de la celebración del matrimonio o durante su existencia y comprenden los bienes presentes y futuros. Este convenio, para ser válido, debe constar en escritura pública e inscribirse en el Registro Público”

Como vemos es un convenio formal, puesto que para su validez requiere el requisito indispensable de ser otorgado en escritura pública, que lo que viene a establecer es la manera de cómo los futuros cónyuges desean organizar el aspecto patrimonial del matrimonio, pueden arreglar lo relacionado a sus bienes tanto presentes como futuros.

Por ejemplo, si la novia tiene bienes antes de casarse, puede disponer en el convenio sobre ese bien, pero la pareja puede disponer qué pasará con los bienes que vayan a adquirir ya estando casados puesto que, de no existir capitulaciones matrimoniales, los bienes adquiridos durante el matrimonio serían bienes gananciales.

Según la doctrina, las capitulaciones tienen tres elementos fundamentales:

a) Su naturaleza contractual: como se indicó, es un convenio que se establece entre dos partes con el fin de regular el régimen patrimonial del futuro matrimonio.

b) El hecho de ser otorgadas bajo el supuesto de un matrimonio: el elemento sustancial de este contrato es que se realizan en virtud del vínculo matrimonial que la pareja está próxima a celebrar. Pero también, como se desprende del artículo 37 de nuestro Código de Familia, las capitulaciones matrimoniales pueden realizarse en cualquier momento del matrimonio.

c) Que regula aspectos de orden patrimonial: sin embargo se deja abierta la posibilidad de que la pareja regule otros aspectos no pecuniarios, pero es la excepción.

d) La naturaleza sustancial del otorgamiento en escritura pública: es el elemento formal de validez junto con la inscripción en el Registro Público.

El fin primordial  de las capitulaciones matrimoniales es fijar convencionalmente el régimen patrimonial que imperará entre los cónyuges, se trata de un régimen matrimonial especial facultativo para los cónyuges. Es separar los bienes de forma anticipada, sean de los ya existentes o de los futuros bienes que se adquirirán.

En nuestro sistema cuando los esposos no celebren convenio alguno entra a funcionar el régimen supletorio establecido por la ley, que es el de la participación diferida de gananciales que todos conocemos, donde cada cónyuge es dueño de la mitad del valor neto de los bienes.

Sin embargo, me atrevo a decir que, aunque nuestro Código de Familia dispone como principal el régimen patrimonial de las capitulaciones matrimoniales, en la práctica son tan pocas que más bien es un régimen supletorio y excepcional.

En la mayoría de los casos, los cónyuges no convienen sobre el régimen patrimonial con anterioridad, lo que ocasiona muchos conflictos al momento de una separación. Por ejemplo, los cónyuges podrían convenir en que cada uno de los cónyuges sea propietario exclusivo de los bienesque se inscriban a su nombre y que el otro renuncia a derechos de ganancialidad. Y que en caso de que adquieran un bien que desean tener como ganancial, sería inscrito a nombre de ambos.

¿Serán necesarias las capitulaciones matrimoniales? En realidad no son necesarias, sin embargo si los cónyuges las constituyen, muchos divorcios que no pueden ser de mutuo acuerdo se deben precisamente a la falta de acuerdo en relación al régimen patrimonial, por lo que pasan a ser un abreviado de divorcio que demanda tiempo, estrés y un gasto económico.

Podría decir a manera de conclusión, que las capitulaciones matrimoniales son útiles y que podrían evitar conflictos de divorcio.Además que pueden ayudar a mantener una relación sana entre los ex cónyuges, ya que, aunque se terminan por otros motivos, podrían terminar de manera más amigable si hubiese prevalecido el régimen de capitulaciones matrimoniales en vez de entrar en una “guerra” por los bienes gananciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *