Portada » Ambiente » El Carbono Azul Comunitario beneficia a los humedales costarricenses

El Carbono Azul Comunitario beneficia a los humedales costarricenses

Jose Montero, redacción mujereshoy

humedalesLa Fundación Neotrópica en conjunto con el Viceministerio de Aguas, Mares, Costas y Humedales del Ministerio de Ambiente y Energía, presentó el Programa Carbono Azul Comunitario, actividad con la cual busca mostrar el impacto positivo que tiene este programa en la conservación de los humedales.

Con este Programa se busca motivar a empresas, organismos internacionales y el sector estatal para aunar esfuerzos y apoyar ésta y otras iniciativas que respaldan los procesos en el marco de la Agenda Azul impulsada por el Viceministerio, como el proceso de formulación de la Política Nacional de Humedales.

Fijación de carbono. El carbono azul es almacenado por los diferentes ecosistemas costeros y marinos, como manglares y otros humedales, los cuales conservan hasta cinco veces más gas que los bosques tropicales, realizando una gran contribución contra el cambio climático.

La Fundación Neotrópica impulsa el programa Carbono Azul Comunitario que busca promover acciones de conservación de los humedales en diferentes zonas del pacífico costarricense, a través del apoyo directo de empresas patrocinadoras y con la participación activa de las comunidades. La solidez de este programa se fundamenta en la experiencia de la Fundación Neotrópica en el tema a la luz de las metodologías impulsadas por el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), así como las investigaciones y publicaciones sobre manejo de recursos costeros para la compensación de carbono.

Fernando Mora Rodríguez, viceministro de aguas, mares y costas y humedales considera que el programa “es una excelente iniciativa que aporta mucho a los procesos en el marco de la Agenda Azul que impulsa el Ministerio de Ambiente y Energía, en especial el de la formulación de la Política Nacional de Humedales, la cual se está desarrollando mediante un proceso participativo de consulta donde se genere un instrumento que contenga los lineamientos y la estrategia que deberá seguir el país para el correcto manejo y conservación de los humedales así como de los servicios que prestan”. Añadió que el Programa es un instrumento que permitirá reconocer los problemas que afectan a los humedales y las acciones focalizadas para solucionarlos; proyectará los humedales como ecosistemas que requieren enfoques de manejo y conservación diferenciados de otros ecosistemas, ya que éstos son ambientalmente más sensibles que el resto y focalizará la atención en aspectos prioritarios de los humedales”.

Beneficios. Este programa está diseñado para beneficiar a las comunidades de la Península de Osa y del Pacífico Central. La Zona Sur es una de las áreas de mayor pobreza del país y con mayores índices de migración tanto interna como internacional, situación que aumenta la presión sobre los recursos de la región.

 “Se van a beneficiar que grupos comunales contratados para ejecutar las acciones de viveraje y reforestación y se ven beneficiados porque se fortalecen los programas de educación ambiental en las escuelas y se abren oportunidades para actividades económicas que no sean dañinas a comunidades para ejecutar el turismo, por ejemplo, y actividades que aprovechen de materiales caídos de la zonas de manglar”, anotó Bernardo Aguilar, Director Ejecutivo de la Fundación Neotrópica.

Entre los beneficios que este programa brinda a las poblaciones se pueden mencionar la generación de ingresos económicos directos a través del turismo y la conservación de los manglares del Golfo Dulce; una mayor conciencia sobre la importancia de proteger estos ecosistemas; apoyo en la consolidación de la Península de Osa como un destino turístico sostenible que promueve la conservación de su biodiversidad y el desarrollo rural; mayor participación de visitantes nacionales y extranjeros en la conservación de los recursos naturales de una de las zonas con altos índices de biodiversidad a nivel mundial, y una gran contribución a alcanzar la meta país de la Carbono Neutralidad para el 2021.

Actualmente estudiantes y docentes de once escuelas cercanas al Golfo Dulce se han visto beneficiadas con el programa de educación ambiental sobre los manglares. También se han construido tres viveros en la zona con capacidad de ocho mil plántulas de cuatro tipos de mangle y 1 vivero en el Humedal Térraba Sierpe con capacidad para dos mil plántulas.

Redes y alianzas. Un componente esencial es la participación activa de diversos actores sociales. Por esto, organizaciones como ASOPEZ y la Asociación Mixta de Piangueros de Purruja (APIAPU) forman parte de los equipos que velan por el bienestar del manglar y de los viveros. Por su parte la Embajada de Suiza en nuestro país y la Empresa FORD han realizado valiosos aportes económicos al programa, lo que evidencia que es posible establecer mecanismos de trabajo conjunto entre las empresas, el sector social y los organismos internacionales, todo esto con miras a respaldar las iniciativas estatales sobre el tema.

La actividad se realizó este jueves 19 de noviembre en el Museo de Arte Costarricense en La Sabana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *