Portada » Destacados » El vestido de la Negrita

El vestido de la Negrita

Carlos Alberto Oreamuno Toledo. Investigador e historiador del Culto de amor y veneración a Nuestra Señora de los Ángeles, Patrona de Costa Rica.

 

Desde 1950 aproximadamente, existe la devoción y tradición, que  con ocasión de los festejos en honor a Nuestra Señora de los Ángeles, se le cambie el vestidito de tela que usa durante un año, a lo cual se le ha llamado: La vestición de la imagen.

Mientras se celebraba la MIsa de Vesticion de la Virgen de los Angeles llegaron los romeros de Perez Zeledon (01-08-12). Foto: Rafael PachecoEsta práctica se inicia después del robo, ya que al confeccionarle los nuevos atuendos y vestimenta preciosa, temían que el manto que la cubría, el metal podía rayar o maltratar la imagen sacrosanta y se decide hacerle lo que se le llamaban: combinaciones para protegerla, pero posteriormente se le empieza ya a confeccionar un vestido y las autoridades eclesiásticas de la basílica le encargan este menester a las religiosas betlemitas, del Sagrado Corazón de Jesús y posteriormente lo hará, la Sra. Noemí Solano de Mata (qdDg) y la Sra. Carmen Brenes.

Es importante indicar, que el cambio de vestido se hacía en forma privada en la sacristía del templo, por los sacerdotes responsables de la basílica y aproximadamente a finales de la década de los años 70 e inicios de los 80, la ceremonia se empieza a realizar públicamente en el templo y en forma familiar con los más allegados y cercanos al Santuario, el día 1 de agosto a las 10 de la mañana,  el Padre Walter Sandi Solano (qdDg), quien fungía como Rector y Párroco de la basílica, al ser bajada la imagen de su trono, le quitaba el manto y el vestido y tomaba la imagen, la mostraba tal como fue hallada, por aquella mujer llamada Juana Pereira y luego daba la bendición, hecho único al año y los presentes tenían ese privilegio de conocerle y a la hora de la bendición, se mostraban toda clase de objetos religiosos, para que quedaran benditos.

Posteriormente en el año de 1992, al llegar como Rector y Párroco, el Padre José Francisco Ulloa Rojas, decidió que durante la novena le quitaría totalmente el vestido y el manto metálico, para que la mayoría de los costarricenses, tuviesen la oportunidad de conocer a su Patrona y Reina, así se hizo hasta el año de 1995, posteriormente y dada la devoción por dicha ceremonia, a partir de 1996 y ya construida la plaza del Santuario, se empezó a realizar la ceremonia del cambio de vestido y la bendición con la imagen en el templete de dicha plaza, para dar mayor facilidad a los fieles devotos de participar y pudieran presencia estar devoción, porque tal fue la propagación, que ya el interior del templo de la basílica, se hacía insuficiente y pequeño para albergar tantas Negrita de los Angelespersonas.

Es importante indicar que al extenderse dicha devoción, también empezaron muchas personas a confeccionarle los vestiditos, a lo que actualmente, llegan casi medio millar y los cuales son probados y al final el Obispo de Cartago, Monseñor José Francisco Ulloa, quien preside dicha ceremonia, decide cuales cinco o más, se le prueban públicamente y al final será la misma Negrita de los Ángeles, quien escogerá su vestido, ya que por conocimiento y testimonio propio, así es, ella de muchas maneras da la señal de cuál es el que le gusta, como por ejemplo que si no le gusta alguno, no se le acomoda o no se le puede poner el manto metálico, porque no ajusta, así como que se le ve diferente y no se le acomoda en su carita, entre otras.

Los que hemos participado de este acto, constatamos que es, una de las ceremonias que se realizan dentro de los festejos, más bellas y emocionantes, que se puedan vivir en torno al culto de amor y veneración a  Nuestra Señora de los Ángeles, ya que observar a la imagen tal como fue hallada, produce emoción, alegría y hasta lágrimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *