Portada » Destacados » Fibromialgia, un mal de docentes de educación

Fibromialgia, un mal de docentes de educación

Redacción Mujereshoy

FibromialgiaAmanecer con cansancio, sin deseos de levantarse de la cama, con dolor en los músculos… ¿qué sucede?.  Según la doctora Ana María Werner, reumatóloga y docente de la Universidad de la Frontera (Ufro), la fibromialgia se puede definir como un trastorno de la regulación de la percepción dolorosa. “Esto quiere decir que un paciente que padece fibromialgia, siente un dolor generalizado; en pocas palabras, le duele todo”.

Generalmente se trata de personas que además, no disfrutan un sueño reparador, pernoctando sin poder llegar a conciliar un sueño profundo que les otorgue descanso. En consecuencia, despiertan tan cansados, que como cuando se acostaron.

El perfil de estos pacientes por lo general, los delata incluso al momento de llegar a la consulta. “Uno cuando los ve, ya parecen muy mal traídos. Su aspecto indica que algo los aqueja muy fuerte”. En general, se trata de personas clase media mayoritariamente, con trabajos sujetos a fuerte estrés, en el que cuentan con un jefe que los somete a bastante presión.

La doctora Werner destaca que usualmente los pacientes suelen pertenecer al profesorado, siendo hasta el momento, el oficio más afectado por esta enfermedad. Por supuesto estos datos no son excluyentes. Por ejemplo, la chilena Eliana de Caso, ligada a la televisión, es uno de los casos emblemáticos de fibromialgia. También lo fue la célebre pintora mexicana Frida Kahlo.

Lo peor de esta enfermedad, es que en un 70% de los casos, está acompañada de estados depresivos, por lo que se hace necesario compensar la labor del reumatólogo, con la de un sicólogo o siquiatra.

La presencia del cuadro clínico característico, junto con la ausencia de alteraciones de tipo analítico, radiográficas o de otras pruebas complementarias, aparte de una exploración física compatible.

En este caso, desde el año 1990 se utiliza un método que ha resultado ser bastante sensible para el diagnóstico.

Se trata de palpar 18 puntos sensibles al dolor en el paciente. Si de estos, 11 son reconocidos como dolorosos por el paciente, entonces se trata de una fibromialgia. También el dolor generalizado debe estar presente durante, al menos, 3 meses.

 El tratamiento se puede realizar de dos modos principalmente: mediante el uso de fármacos, y otra no farmacológica.

En el uso de fármacos, éstos se restringen generalmente a analgésicos poderosos que mantengan al paciente sin dolor, aunque también se utilizan inyecciones locales en los puntos hiperdolorosos, mostrándose todos estos medios, medianamente efectivos. No se debe olvidar que esta enfermedad es de carácter crónico, por lo tanto se debe tratar de hacer de la vida del paciente, lo más llevadera posible.

El tratamiento no farmacológico se realiza a través de ejercicio físico no fatigante, de manera progresiva, y también con actividades recreativas que alejen el estrés de la mente del enfermo. Otras técnicas, como masajes, electroterapia, ultrasonidos e incluso la acupuntura, pueden ser de gran ayuda.

Sin embargo lo más importante para ayudar a un paciente de fibromialgia, es el apoyo de su familia, y la comprensión ante todo. Entender que esta persona se encuentra enferma y lo estará para siempre, y que eventualmente, existirán momentos de mayor tensión en los cuales deberá sentirse acogida, y apoyada.

Si desea más información al respecto, no dude en consultar a su médico, y de paso, cerciórese que ese dolor “difícil de explicar”, no se trate de esta poco conocida enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *