Portada » Temas varios » Etiqueta » IMAGEN Y PODER

IMAGEN Y PODER

Artículo escrito por Patricia González Villalobos, Periodista                                              Especialista en Etiqueta y Protocolo en los Negocios

Una imagen personal con estilo es una poderosa herramienta de proyección que nos puede posicionar correctamente en un mundo altamente competitivo. Tendemos a pensar, generalmente, que la imagen se conforma solo de aspectos externos como la apariencia. Sin embargo, la imagen es algo que se construye a partir del resguardo de pequeños y grandes detalles que permiten crear en los demás una percepción de nosotros. Esta percepción se transforma  en la identidad, la cual, con el paso de los años, llega a conformar “la reputación” de las personas.

Crear una buena imagen supone todo un esfuerzo que deja por fuera la frivolidad, superficialidad, malos modales y caprichos personales, para dar paso a la proyección de una imagen basada en la planificación seria, concienzuda y racional, todo ello sobre los principios del  conocimiento de nuestras propias fortalezas y debilidades.

Tipos de imagen

Imagen Pública. Es la que podemos definir con una primera impresión. Es el registro que creamos a partir de la posición de los expertos que dicen que el 83% de las decisiones las hacemos según lo que ven los ojos en muy pocos segundos.

La imagen debe estar relacionada con su emisor. No es fácil crearla, ni modificarla. Entre mejor sea la imagen que queremos proyectar, mayor será la influencia que se puede causar en los demás.

 

Imagen Física. Se define a partir de la apariencia y de su lenguaje corporal. Con la indumentaria, cada persona forma su propia expresión y emplea variaciones personales de tono y significado. La integralidad de la Imagen Física incluye: el vestuario, los accesorios y el lenguaje corporal. A ello se suma la Cromometría: Medida del color; Antropometría: Medidas del cuerpo; Antropomorfología: Formas del cuerpo; Carametría: Medidas de la cara y Caramorfología: Formas de la cara. Otros aspectos a tomar en cuenta son el uso del vestuario como código de comunicación no verbal; capacitación en Imagen no verbal y presencia física, estética y maquillaje y cosmetología dental.

Imagen Profesional. Está basada en los estímulos que enviamos según los propósitos fundamentales de nuestra actividad profesional.

El enfoque integral de la Imagen Profesional incluye básicamente: el Protocolo en lo social y en los negocios, que es la manera como nos comportemos durante el transcurso del contacto personal, y el comportamiento en el momento en el que suceda una crisis: Manejo de Crisis.

Imagen Verbal. El uso de la palabra oral o escrita es el elemento que define una buena o mala Imagen Verbal. El enfoque integral incluye: la palabra oral, apoyada en el uso de herramientas físicas y lenguaje corporal; la palabra escrita, que es el uso de signos gráficos – ortografía, redacción y caligrafía; lenguaje corporal o uso del cuerpo para reforzar, delatar o contradecir las palabras, con acciones como presencia física, ademanes, gestos, contacto visual.

 

No cabe duda de que existen, además de los fundamentos antes esbozados, otros muchos que podemos sumar al tema de la imagen. Por ahora, queremos resumir en esta máxima lo siguiente: “una Imagen Pública planificada estratégicamente se convierte en una herramienta que abre un mundo de oportunidades”. Anímese y ponga en práctica su propio plan de acción y proyecte, ya mismo, una imagen con poder.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *