Portada » Cultura » Arte y literatura » LA CULTURA: ¿INSTRUMENTO PARA LA TRANSFORMACION SOCIAL?

LA CULTURA: ¿INSTRUMENTO PARA LA TRANSFORMACION SOCIAL?

Mundialmente, los gobiernos de la llamada “izquierda” invierten en cultura.  Esta afirmación de una realidad, nos lleva a sobre entender, que al contrario, los gobiernos de “derecha” tienden a recortar el presupuesto en cultura.

 

Una de las posibles explicaciones de este fenómeno, es la comprensión de que la cultura es un instrumento de transformación social.  Hace unos años, cuando Oscar Arias inauguraba la primera escuela del Sistema Nacional de Educación Musical (SINEM), decía, que un joven con un violín en la mano, no podía físicamente  sostener un arma de fuego.  Esa fue la justificación política, para invertir una enorme cantidad de dinero durante la administración pasada  en la creación del SINEM.  Se crearon 32 escuelas de música en barrios marginales.  ¿Que pretenden estas escuelas?  No tiene la pretensión de formar músicos profesionales, sino de brindar a los jóvenes una educación musical, que los obligue a poner a trabajar sus cerebros en estructuras matemáticas (como esta estructurada la música), enseñarles a trabajar en equipo (como se trabaja en una orquesta), enseñarles la disciplina de obedecer a la autoridad (como se le obedece a un director de Orquesta cuando está dirigiendo)  Hace más de 30 años, se fundó la Orquesta Sinfónica Juvenil con aquella impactante frase de don Pepe: “¿Para que tractores sin violines?”.  En ese entonces vinieron los venezolanos a estudiar nuestro modelo, para copiarlo y poner a sus jóvenes a estudiar música.  Hace 3 años, cuando de nuevo, una administración social demócrata decide crear el SINEM, los líderes del proceso viajan a Venezuela a “copiar” el modelo venezolano.  La receta, para los que no sabemos nada de música, es bien sencilla: todos los muchachos del país desarrollan el mismo plan de estudios –de manera que se puedan armar orquestas regionales, o nacionales- y muy rápido, muy temprano, se forman las orquestas, que empiezan a presentarse en recitales.  Esos niños, que a dos meses de haber empezado a estudiar, ya se presentan como orquesta, reciben los aplausos de su público, que es su familia, sus amigos, y la gente de la barriada.  Se cambia el modelo del liderazgo juvenil, de pronto el líder no es el que fuma temprano, o el que se escapa de la escuela, de pronto el líder es el que toda la comunidad aplaude.  Así, no solo se impacta en su desarrollo al joven: se impacta en su desarrollo a la comunidad.

 

En Venezuela el programa ha mantenido el liderazgo del maestro Abreu, por 25 años o más.  El programa ha producido genios regados por el mundo (el director de la Sinfónica de los Ángeles! Nada menos!).  En Costa Rica desgraciadamente no fuimos tan maduros, y el impulso de la formulación del proyecto, y de la puesta en práctica, liderados por María Elena Carballo, como Ministra de Cultura, y por Ricardo Vargas como director del programa, se perdió con el cambio de gobierno.  La comparación es que en los dos últimos años de administración Arias- Gestión Carballo, se fundaron 32 escuelas y, en el año y medio que lleva este gobierno, el programa ha crecido en dos escuelas.  Digamos 3.

 

Esperemos que algún día nuestro país, tenga la madurez de comprender que hay programas que no tienen por que ser destruidos con los cambios de gobierno.

 

Ex directora del Teatro Melico Salazar  Lina Barrantes Castegnaro

linabarrantescastegnaro@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *