Portada » Economía » “La suerte del emprendedor”

“La suerte del emprendedor”

Artículo escrito por la Licda.  Ivannia Lizano Argüello,Ivannia Lizano

educadora.

 

suerteEmprendedorEn esta edición, deseo hacer un paréntesis al desarrollo de conceptos teóricos para reflexionar sobre la importancia de la suerte en los proyectos de emprendimiento.

Cuando alguien fracasa en el intento de implementar una idea de negocios es común escuchar a los demás decir “no tiene suerte para los negocios”.

Buscando material para mis hijos encontré en la página web:  cuentosparadormir.com el siguiente relato escrito por Pedro Pablo Sacristán.

La muy mala Suerte

Suerte era el nombre de una bruja malvada y caprichosa. Tanto daño hacía con sus hechizos, que todos temían que “la Mala Suerte” pasara siquiera cerca de sus casas. Constantemente trataban de esconderse de ella, ocultándose en cualquier lugar.

Pero una noche, un joven decidió salir a su encuentro. Cuando la bruja lo vio llegar tan decidido y valiente, le preguntó sorprendida:

– ¿A dónde vas tan tarde, joven? ¿Cómo es que no tienes miedo?
Es que voy en busca de una bruja. La llaman la Buena Suerte- respondió el muchacho.
– Te equivocas- dijo la bruja- Yo soy esa bruja, aunque me llaman la Mala Suerte. Esa que dices no existe.
– Ah, claro que existe. Simplemente no eres tú. Será otra bruja con un nombre parecido.

Suerte era una bruja solitaria, y como buena bruja solitaria estaba segura de que no había ninguna otra bruja en toda la comarca, y menos aún con su mismo nombre. Así que insistió.

Entonces tienes que estar buscándome a mí, a la Mala Suerte.
– Que noooo -respondió obstinado el joven- ¿Has oído alguna vez que alguien busque a la Mala Suerte? ¡Claro que no! Te repito que yo busco a la Buena Suerte.

La bruja se molestó un poco, pero segura como estaba de que se trataba de ella, decidió investigar un poco.

– ¿La has visto alguna vez? ¿Cómo la vas a reconocer? – preguntó.
– No la he visto nunca, pero será fácil reconocerla. Dicen que hace cosas buenas.
– Yo puedo hacer cosas buenas- respondió la bruja-. ¡Mira!

Y al decir eso, convirtió una piedra en una sabrosísima manzana, y se la ofreció al joven.

– No es solo eso. La Buena Suerte protege a los que la encuentran.
– ¡Pero yo también! – protestó la bruja, al tiempo que golpeaba el hombro del joven para apartar un escorpión que estaba a punto de clavarle su aguijón.

Así siguieron hablando durante toda la noche. A cada cosa que comentaba el joven, la bruja trataba de convencerlo de que era a ella a quien buscaba. Cuando llegó la hora de separarse, el joven dijo.

– Casi me has convencido, pero hay una cosa más. La Buena Suerte siempre espera a los que la buscan.
– ¡Yo también lo haré! Vuelve mañana a buscarme – se despidió la bruja.

Y aunque la bruja siguió haciendo de las suyas, cada noche volvía a esperar al joven. A veces cambiaba de sitio, o de forma, o de ánimo, o de color, pero siempre estaba allí, esperando al joven. Y a quienes se atrevan a salir a buscarla, para quienes ha reservado sus mejores cuidados y regalos.

El emprendedor debe salir a buscar su suerte, con la certeza de que encontrará la buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *