Portada » Destacados » Preeclampsia, atención para las embarazadas

Preeclampsia, atención para las embarazadas

Redacción mujereshoy y Marisol Nuevo.

Los síntomas de la preeclampsia o hipertensión en el embarazo abarcan una gran cantidad de molestias entre las que se pueden incluir dolores de cabeza, hinchazón de manos y cara  porque la embarazada suele retener mucho líquido y aumento brusco de peso.

Otros síntomas que pueden aparecer son: dolor abdominal en la parte alta, agitación, disminución de las ganas de ir al baño y como consecuencia de la producción de orina, náuseas y vómitos, y cambios en la salud ocular como visión borrosa.

Las señales más comunes de la preeclampsia son el aumento de la presión sanguínea (PA ³ 140/ 90 mmHg) y la presencia de proteínas en la orina de la mujer debido a daños renales. Si no se trata a tiempo puede derivar en una preeclampsia grave o eclampsia caracterizada por convulsiones y por el peligro que corre el feto de nacer antes de tiempo. De ahí la importancia de realizar controles médicos regulares que evitan alcanzar esas fases tan graves.

Esta enfermedad propia de la gestación pasa por varios estadios desde su inicio hasta llegar a la gravedad de los síntomas. Según sus signos se clasifica en:

  1. Preeclampsia leve. La tensión arterial está entre 140/ 90 mmHg y 159/ 109 mmHg, y no hay síntomas neurológicos.
  2. Preeclampsia severa. La tensión arterial es mayor o igual a 160/ 110 mmHg, y hay síntomas neurológicos.

Padecer de obesidad, ser de raza negra, gestar el primer embarazo o un embarazo múltiple, tener menos de 16 años o más de 40, ser hipertensa, diabética o padecer enfermedades renales son algunos de los aspectos que el médico tendrá en cuenta a la hora de hacer el diagnóstico, ya que todos estos factores predisponen a la mujer a padecer preeclampsia en el embarazo. Y además, existen una serie de resultados, que detectan los exámenes de laboratorio y que son un indicativo claro de preeclampsia, como por ejemplo:

– Proteínas en la orina > 300 mg/lt en 24 horas en el examen de orina

– Ácido úrico elevado

– Tasas elevadas de urea y creatinina, que indican que la función renal está alterada

– Aumento de las transaminasas, que alertan de una función hepática alterada

La preeclampsia leve mejora en casa haciendo reposo y dieta baja en sal, y tomando medicamentos antihipertensivos para bajar la presión arterial. En cambio, la preeclampsia severa requiere ingreso hospitalario y administración de fármacos antihipertensivos y medicamentos que eviten las convulsiones (eclampsia). Resulta imprescindible controlar a la futura mamá con análisis de laboratorio pautados para evaluar el desarrollo de la enfermedad y tratar a tiempo las complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *