Portada » Economía » ¿Puede El Dinero Comprar La Salud Física Y Mental, Una Vida Más Larga… Y La Estima De Sus Semejantes?

¿Puede El Dinero Comprar La Salud Física Y Mental, Una Vida Más Larga… Y La Estima De Sus Semejantes?

Artículo escrito por Mercedes Flores Fioravanti Mercedes Flores

Licenciada en Economía Agrícola

Muchas personas asocian el éxito con la cantidad de dinero que poseen y de ahí derivan su prosperidad. ¿Pero realmente puede el dinero comprar la salud mental y física, darnos una vida más larga y las estima de sus semejantes? El siguiente relato se refiere a las prácticas realizadas por J Rockefeller para tener una vida más plena. (Sacado del libro Actitud Mental Positiva de Napoleon Hill).

John-D-RockefellerCuando John D. Rockefeller se retiró de los negocios activos, sus principales metas fueron lograr un cuerpo sano, mantener una mente sana, vivir una larga vida y ganarse después la estima de sus semejantes. ¿Podía el dinero comprar estas cosas? En efecto. Veamos cómo lo hizo Rockefeller y qué puede significar eso para usted. Rockefeller:

– Asistía a los servicios de la Iglesia bautista todos los domingos y tomaba notas para aprender los principios que tal vez pudiera aplicar en su vida cotidiana.

– Dormía ocho horas todas las noches y echaba breves siestas cada día. Y, a través del descanso, evitaba la fatiga perjudicial.

– Tomaba un baño o una ducha todos los días. Era pulcro y aseado en su aspecto.

– Se trasladó a Florida, a un clima capaz de asegurarle buena salud y longevidad.

– Llevaba una vida bien equilibrada porque absorbía el aire puro y la luz del sol mientras practicaba diariamente su deporte al aire libre preferido: el golf. Se entregaba también con regularidad a distracciones domésticas tales como la lectura y otras actividades saludables.

– Comía despacio y con moderación y lo masticaba todo muy bien. Dejaba que la saliva se mezclara con las comidas masticadas y los líquidos y éstos ya estaban bien digeridos antes de tragárselos. Los ingería a la temperatura corporal. Los alimentos demasiado fríos o demasiado calientes ya no pasaban por ello al estómago.

– Digería vitaminas mentales y espirituales. A cada comida, recitaba la acción de gracias. Y a la hora de cenar, tenía por costumbre que su secretario, un invitado o algún miembro de su familia leyera la Biblia, un sermón, un poema de inspiración, algún estimulante artículo de un periódico, revista o libro.

– Tenía a su servicio en régimen de plena dedicación al doctor Hamilton Fisk Biggar. Al doctor Biggar se le pagaba para que conservara el bienestar, la felicidad y la vida de John D. Y así lo hizo, estimulando a su paciente a desarrollar una actitud animada y feliz. Y Rockefeller vivió hasta los noventa y siete años.Hewlett-Packard

– No quería que el odio de sus semejantes fuera heredado por los miembros de su familia. Por lo tanto, empezó a repartir inteligentemente una parte de sus bienes entre los necesitados.

– Al principio, los motivos de Rockefeller fueron primordialmente egoístas. Quería crearse una buena reputación. ¡Pero entonces ocurrió algo! Actuando con generosidad, se volvió generoso. Y llevando la felicidad y la salud a muchos a través de sus obras benéficas y filantrópicas, las halló también para sí mismo.

– Y la Fundación que estableció beneficiará a la humanidad en las generaciones venideras. Su vida y su dinero fueron instrumentos del bien.

¡Este mundo es un mundo mejor y más sano en el que vivir gracias a John D. Rockefeller! No sería necesario amasar una fortuna para comprender que la AMP genera una salud perfecta. Sin embargo, hay otros ingredientes que deberían utilizarse junto con la AMP y uno de ellos es la educación sanitaria. No sea ignorante respecto a su salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *