Portada » Economía » Régimen de Tributación Simplificada.

Régimen de Tributación Simplificada.

Artículo escrito por la Lcda.  Ivannia Lizano Argüello, Educadora Técnica.

 

 

 

Con el fin de facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias para aquellos pequeños contribuyentes fue creado el Régimen de Tributación Simplificada.

En este régimen se pueden inscribir personas físicas o jurídicas que desarrollen algunas de las siguientes actividades:

a) Bar, cantina, taberna o establecimientos similares

b) Comercio minorista.  Por ejemplo, abastecedores, bazares, carnicerías, ferreterías, pulperías, tiendas, verdulerías, depósitos de licores o licorerías, fruterías, mueblerías, panaderías y otros.

c) Fabricación de objetos de barro, loza, cerámica y porcelana.

d) Restaurantes, cafés, sodas y otros establecimientos que vendan comidas, bebidas o ambas.

e) Fabricación artesanal de calzado: Manufactura artesanal de cualquier tipo de calzado.

f) Floristerías: Elaboración de arreglos, ofrendas florales y similares, a partir de flores naturales, artificiales o de ambos tipos.

g) Estudios fotográficos: Servicio de “toma” y revelado de fotografías.

h) Fabricación de productos metálicos estructurales.

i) Pescadores artesanales en pequeña escala 0.025

j) Transporte remunerado de personas .

Además sólo pueden acceder a este sistema aquello, cuyas compras totales no superen el equivalente a los ciento cincuenta salarios bases; además el negocio deberá contar con un máximo de cinco empleados y no podrá responder a la explotación de una franquicia.

Por otra parte el valor de los activos fijos no puede ser mayor a los trescientos cincuenta salarios bases.

Bajo este sistema,  los contribuyentes no están obligados a emitir facturas, salvo en aquellos casos en que el cliente lo solicite o cuando el monto de la venta individual de la mercancía supere el 5% del salario base vigente.

El vendedor sólo debe conservar los comprobantes de sus compras, además, la determinación del monto a pagar es sumamente sencilla y se calcula únicamente sobre las compras.

Este contribuyente debe llevar un libro denominado “Registro de Compras” en el que se anotan  todas las compras realizadas, destinadas a la prestación del servicio, a la confección o a la venta de mercancías que constituya el objeto del negocio.

Este libro debe ser legalizado por la Administración Tributaria.

Para el registro de los datos no se requiere de un profesional, sino que puede hacerlo el dueño del negocio o la persona que el designe.

La declaración y pago del impuesto sobre la renta y sobre las ventas se realiza en forma trimestral, en los primeros quince días del mes posterior a la finalización de cada trimestre, utilizando el formulario D – 105.

A cada actividad se le ha asignado un factor el cual debe multiplicarse por el monto de las compras para determinar el monto a pagar tanto para el impuesto sobre las ventas como para el impuesto sobre la renta.

Es muy importante recordar que los contribuyentes dentro de este régimen deben mantener en un lugar visible la hoja de inscripción con sus datos identificativos que le entregó la Administración Tributaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *