Portada » Temas varios » Moda » Tirantes: accesorio para moda femenina

Tirantes: accesorio para moda femenina

Redacción Mujereshoy

tirantesAlgunas de nosotros o nuestros hermanos usaron en la escuela y fuera de ellas los famosos tirantes, que evitaban que se cayeran los pantalones o las enaguas a algunas de nosotras.

Bueno,  tengo que contar, que solo veía a mi bello abuelito  usar  tirantes, y lo usaba para todas las ocasiones, pero ahora que comprendo mas las tendencias y las variantes que trae la moda consigo, me pregunto: ¿porque no usarlos si no se ven para nada mal?

Muchos hombres recomendaban el uso de tirantes durante años, sin embargo la modernización se encargó de guardarlos al fondo del armario, pero como la moda siempre regresa, pues ahora están usándose nuevamente y con estilos peculiares. Estos accesorios reemplazan el cinturón colocando el pantalón en buena posición.

Usados como complemento clave de un traje entero, ahora su función no es otra que decorar el estilismo final y aportar un toque distinto. Y como en toda tendencia, cuando algo se pone de moda las bloggers lo llevan a su terreno.

Cuando uses los tirantes, es necesario que los ajustes a tu medida, ya sea altura o gusto, sin que te incomode, lo correcto es que el pantalón no te quede muy apretado ni muy suelto y NUNCA cometas el error de usar cinturón y tirantes a la vez, porque cumplen la misma función y dañarías tu look. Existen dos maneras de usarlos:

  1. Con ojales: Pueden ajustarse con botones a los pantalones
  2. Con pinzas: Engancharán directamente en la cintura del pantalón

El origen de los tirantes podría encontrarse en un pequeño antecesor, la liga, una tira, todavía no elástica, que se ajustaba a la pantorrilla para sujetar los calcetines.

Los primeros tirantes que se conocen datan del siglo XVIII y son franceses. Consistían en unas piezas de tela que pasaban por encima de los hombros y se fijaban al pantalón con unas tiras de seda para sujetarlos.

Más tarde, a principios del siglo XIX, el diseñador británico Albert Thurston introdujo unas modificaciones en este complemento creando los tirantes que conocemos hoy en día. Mantuvo las tiras de tela pero añadió en sus extremos unos ojales de piel para que estos pudieran ser abotonados a la cinturilla del pantalón.

La adopción de este accesorio se hizo imprescindible cuando los pantalones de talle alto se impusieron en la moda masculina de la época, detalle que hacía impracticable el uso del cinturón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *