Portada » Legal » Tradiciones olvidadas

Tradiciones olvidadas

Extracto de “Las Mujeres Ignoradas de la Psicología” M.E.L Patricia Campos , Est. Natalie Arrieta, Est. Maylin Salas, Est. Luis Mata, Dr. Carlos Abarca B.

La medicina fue practicada de forma informal por mujeres curanderas, comadronas o monjas en los conventos hasta la institucionalización de la misma a partir del siglo XIII.

comadronasEl caso de la ginecología es especialmente revelador ya que pasó de ser una actividad exclusiva de mujeres a una práctica médica y, por tanto, propia de hombres, que buscaron ocupar su espacio, por ejemplo, mediante el uso de instrumentos como el fórceps 107.

Mientras que las academias científicas de los siglos XVII y XVIII, excluían a las científicas oficiales, muchas de clase alta y estas dirigían salones en Francia en los que se discutía temas de actualidad y se promocionaba a jóvenes talentos sin medios, por lo que se les conoce como las salonnières y aunque no podían entrar en las academias, mediaban e influían sobre los hombres que lo hacían. Este trabajo invisible y no reconocido de las mujeres en el nacimiento y desarrollo de determinadas parcelas científicas como la botánica, es ilustrado en las mujeres que realizaron el oscuro trabajo de recolección.

Son mecanismos de exclusión, explícitos o formales. Institucionales:

El acceso a las instituciones científicas estuvo vedado para las mujeres hasta fechas increíblemente cercanas:

En Grecia sólo se las aceptaba en algunas escuelas filosóficas 108

Durante la Edad Media apenas los conventos proporcionaban refugio a las mujeres que deseaban dedicarse al estudio.

El nacimiento de las universidades europeas, entre los siglos XII y XV, redujo las oportunidades de las mujeres pues, debido a su carácter clerical, vetaban su ingreso

En las universidades suizas no se las aceptó hasta la década de 1860

En las francesas hasta la de 1880

En las alemanas hasta la de 1900

En las inglesas hasta 1870

Las universidades norteamericanas, creadas a partir del siglo XVII, la primera universidad que admitió mujeres fue la de Oberlin, en 1837, pero en un departamento separado del resto y sin que pudieran obtener título.Lonsdale

En España, las puertas de las universidades se abrieron para la mujer en 1868, pero una ley de 1880 introdujo el requisito de que la superioridad diera permiso expreso para que una mujer ingresara.

El libre acceso sin permiso no se permitió hasta 1910 y ninguna española pudo enseñar en la universidad hasta 1916, cuando Julio Burrell creó la Cátedra de Literaturas Románicas en la Universidad de Madrid para Doña. Emilia Pardo Bazán.

Las academias científicas tardaron más aún en admitir mujeres. Dos mujeres (Marjory Stephenson y Kathleen Londsdale) fueron las primeras en ser admitidas en la Royal Society en 1945, a pesar de que tenía casi trescientos años de existencia. En 1979, Yvonne Choquet-Bruhat fue la primera mujer en entrar en la Académie des Sciences francesa, fundada en 1666. En el camino se habían quedado figuras como Marie Curie, que perdió, por dos votos, la posibilidad de entrar en la Academie de Sciences de París un año antes de que le concedieran su segundo Premio Nobel, en 1910.

En los estatutos de la Royal Society y en los de la Academie Royal no se prohibía expresamente la entrada de mujeres. Entonces, ¿cómo es que las mujeres no entraron en las sociedades o academias científicas, aunque hubieran formado parte activa de los círculos aristocráticos que precedieron y fueron el germen de la constitución de estas academias? Esta segregación no se debe a la falta de interés de las mujeres por la ciencia, o a su bajo nivel de calidad, sino que obedece a la condición de la institucionalización en virtud de la cual las normas institucionales no deben entrar en conflicto con los valores sociales, unos valores que en las sociedades de los siglos XVI a XVIII eran política e ideológicamente masculinos.

La institucionalización de la ciencia moderna también ha legitimado, la exclusión de la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *