Portada » Opinión » 3 de octubre inicia veda publicitaria gubernamental

3 de octubre inicia veda publicitaria gubernamental

Tribunal Supremo de elecciones.

 El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) recuerda a todas las instituciones públicas del país que a partir del próximo 3 de octubre y hasta el 2 de febrero de 2014 queda prohibido difundir espacios pagados en los medios de comunicación que publiciten su gestión.

Según lo ordena el artículo 142 del Código Electoral, durante la campaña electoral, se prohíbe: “a las instituciones del Poder Ejecutivo, de la administración descentralizada y de las empresas del Estado, a las alcaldías y los concejos municipales, difundir, mediante cualquier medio de comunicación, información publicitaria relativa a la obra realizada”. Ahora bien, valga aclarar que de la prohibición mencionada se exceptúan “las informaciones de carácter técnico o científico que resulten indispensables e impostergables, por referirse a aspectos relacionados con la prestación de servicios públicos esenciales o por emergencias nacionales”.

vedaelectoralJustamente, en aras de delimitar los alcances de esta normativa, la jurisprudencia del TSE ha insistido en que su fin es garantizar que los gobiernos de turno no publiciten su obra y así evitar que se favorezca a alguna de las agrupaciones políticas que participen en el proceso; prohibición que, entonces, se extiende a la contratación y exposición de publicidad sobre obras y proyectos de las instituciones públicas -gestión pasada, presente y futura-. Conforme se ha indicado expresamente: “Queda vedada en ese sentido, la difusión de mensajes que destaquen la capacidad de acción de las instituciones indicadas así como mejoras, innovaciones, virtudes o ventajas cualitativas o cuantitativas en la prestación de los servicios que procuran. Tampoco cabe publicitar la discusión de planes o asuntos de interés nacional que, de manera explícita o implícita, favorezcan una visión de continuidad en la acción gubernamental” (resolución n.° 3085-E8-2009).

Según ese mismo antecedente, el TSE ha aclarado que no están incluidas dentro de esa prohibición las campañas de prevención ni aquellos mensajes que resulten necesarios para garantizar el cumplimiento de los principios de continuidad y eficiencia que orientan la prestación del servicio público. Tampoco está prohibida, por su naturaleza, la publicidad vinculada a la oferta y servicios educativos de las universidades estatales, del Instituto Nacional de Aprendizaje y del Ministerio de Educación Pública. Asimismo, las instituciones que tienen entre sus funciones la promoción de la participación de la población en los procesos electorales, en particular de grupos discriminados o en condición de vulnerabilidad, están habilitadas para apoyar con pauta publicitaria programas que promuevan la deliberación informada de la población en los medios de comunicación (resolución n.° 3085-E8-2009).

De igual manera, en casos puntuales, por ejemplo respecto de la publicidad de los productos comerciales de los bancos estatales, el TSE ha señalado que esta no se incluye dentro de las prohibiciones del artículo 142 del Código Electoral, siempre y cuando omita la inclusión de leyendas o elementos gráficos que, directa o indirectamente, exalten la gestión del gobierno de turno (resolución n.° 5023-E8-2009).veda2

Por su parte, también la jurisprudencia electoral ha expresado que no toda no toda la información transmitida mediante Internet puede considerarse “publicitaria”. Para tal calificativo, se requiere que dicha información se efectúe mediante un mecanismo de intromisión deliberada en la esfera personal del receptor, de suerte tal que este tenga acceso a ese mensaje sin haberlo deseado con antelación. Según lo ha expresado el propio Tribunal “…esa manifestación informativa sí es considerada “publicitaria” dado que trasciende la finalidad informativa y se impone unilateralmente con el fin de garantizar que los datos de interés, en ella contenidos, ingresen al ámbito de conocimiento del receptor, principal fin de una pauta de publicidad.”; no obstante, en sentido contrario: “…debe excluirse de esa denominación la información que se encuentra a disposición del explorador de Internet que requiere, para su acceso, una conducta activa del receptor de la información, de manera que no se encuentra dirigida a una persona en específico sino que se exhibe para ser consultada voluntariamente por los interesados. La difusión de este tipo de información no cumple con el elemento requerido para ser considerada información publicitaria, pues su acceso queda librado al arbitrio del solicitante, lo que la torna como una actividad meramente informativa” (resolución n.° 5490-E7-2009).

Valga advertir que las publicaciones contrarias a lo dispuesto en el artículo 142 del Código Electoral, aquí explicado, harán incurrir a los funcionarios responsables en beligerancia política y en el delito de desobediencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *