Portada » Destacados » Papa Francisco fue un jesuita de baja exposición

Papa Francisco fue un jesuita de baja exposición

Redacción.

Con el argentino Jorge Bergoglio, o el pontífice número 266 de la Iglesia católica, por primera vez se instala un papa latinoamericano en el Vaticano.

Francisco IEl arzobispo de Buenos Aires, de 76 años, fue elegido el miércoles 13 de marzo Papa y llevará el nombre de Francisco. En el último cónclave de 2005, el jesuita de baja exposición había sido el rival más fuerte de Joseph Ratzinger.

Con una salud algo quebradiza, llegó a este cónclave más bien como un candidato marginal. El arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina privilegia sobre todo una presencia preferencialmente discreta ante la opinión pública.

Así por ejemplo se pudo ver al cardenal en varias ocasiones por el subterráneo en camino a la Catedral de Plaza de Mayo, en el centro de la ciudad de Buenos Aires. También por Roma se paseó por lo general envuelto en un sobretodo oscuro y sin el birrete de cardenal.

En los últimos años chocó varias veces con los gobiernos de Néstor y Cristina Kircher, con sus críticas por la corrupción y la pobreza, así como con su campaña frontal -pero infructuosa- contra la legalización del matrimonio homosexual.

“No se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, dictaminó por entonces Bergoglio, acérrimo opositor al matrimonio igualitario y el aborto, al aclarar su posición en una carta.

Respecto de la realidad argentina, Bergoglio aseguró el mes pasado: “Poco a poco nos acostumbramos a oír y a ver, a través de los medios de comunicación, la crónica negra de la sociedad contemporánea, presentada casi con un perverso regocijo, y también nos acostumbramos y convivimos con la violencia que mata, que destruye familias, aviva guerras y conflictos”.

El arzobispo de Buenos Aires alentó a producir “un cambio” en la sociedad que afronta “realidades destructoras”, al advertir que los argentinos se están “acostumbrando” a convivir con los efectos “demoníacos del imperio del dinero” como “la droga, la corrupción, la trata de personas”.

Tras la muerte de Néstor Kirchner, el arzobispo brindó en octubre de 2010 una misa en la Catedral metropolitana en la que afirmó que “el pueblo debe claudicar de todo tipo de postura antagónico para orar frente a la muerte”.Papa Francisco I

Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 como hijo de inmigrantes italianos. Su padre fue empleado de ferrocarriles en la capital argentina y su madre, ama de casa. Allí fue a una escuela técnica, donde se recibió como técnico químico.

Con 21 años ingresó en el seminario. A esa misma edad, debido a una grave pulmonía perdió parte del pulmón derecho. Pero su estilo de vida austero le permitió lidiar con esto sin mayores inconvenientes.

Uno de los obispos auxiliares de Buenos Aires, monseñor Raúl Martín, señaló este miércoles: “Como jefe es un sencillo. Somos seis obispos auxiliares y él ha sabido formar un buen equipo”. Asimismo, Martín dijo que Bergoglio es un hombre “muy cálido”.

Tras su ordenación sacerdotal en 1969 realizó estudios de teología y entre 1973 y 1979 fue superior provincial de los jesuitas. En esos difíciles años de Argentina, durante los cuales gobernó una dictadura militar, Bergoglio condujo con autoridad su orden hacia actividades estrictamente religiosas.

Por entonces se lo acusó de haberle retirado la protección de su orden religiosa a dos jesuitas durante la última dictadura militar (1976-1983). Bergoglio aseguró que poco antes del golpe de Estado el 24 de marzo de 1976 les advirtió del peligro y les ofreció a ambos refugio en la casa de los jesuitas.

Pero los dos curas, Orlando Dorio y Francisco Jalic, que hacían tareas sociales en barrios humildes de Buenos Aires, habrían rechazado esta oferta, según Bergoglio. Dos meses después fueron secuestrados por los militares y mantenidos presos durante cinco meses en el temible centro clandestino de detención de la ESMA.

El único jesuita en el cónclave asumió en 1998 la arquidiócesis de Buenos Aires y durante el consistorio del 21 de febrero de 2001, el papa Juan Pablo II lo nombró cardenal.

Ya tras la muerte de Juan Pablo II estuvo entre los candidatos a sucederlo. Fuentes periodísticas indicaron que obtuvo 40 de los 77 votos necesarios para ser elegido papa y quedó en segundo lugar, detrás de Ratzinger. Pero Bergoglio habría retirado su candidatura para evitar la confrontación.

Como buen argentino, Bergoglio tampoco está alejado de la pasión por el fútbol y hasta supo bailar el tango en su juventud. El club de sus amores es San Lorenzo de Almagro, de la primera división. Entre sus escritores preferidos se encuentran su compatriota Jorge Luis Borges, así como el alemán Friedrich Hölderlin y el ruso Fedor Dostoievski.

En materia de cine privilegia las películas del neorrealismo italiano, cuyo telón de fondo podrá observar ahora de considerablemente cerca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *