Portada » Cultura » ¿Lectura en la juventud?

¿Lectura en la juventud?

Artículo escrito por Andrea Gómez MoAndrea Gomez Mra

 

Pocas veces escuchamos hablar a los jóvenes que se están leyendo un libro, la mayoría de estos leen por que en las instituciones educativas les piden que se lean para los exámenes y sin embargo buscan resúmenes y no se toman el tiempo para leer el libro completo pero ¿Qué hace que nuestros jóvenes de hoy en día no lean?

La tecnología, una respuesta que muchos creen que no tiene nada que ver, porque se puede leer de manera digital pero al estar en una tablet o en una computadora se presentan diferentes distractores tales como el acceso a internet para revisar sus cuentas sociales o el correo electrónico evitando así que la lectura sea continúa.

Escuchamos de los jóvenes cercanos a nuestras familias que leer les aburre porque en el colegio se les exigen lecturas que no son de su total agrado y esto logra causa un efecto contrario a lo que sería amar la lectura, sin embargo es un hábito que se les puede dar desde niños y lograr que lo mantengan durante toda su vida.joven leyendo

Cuando un joven encuentra un tipo de lectura que les gusta enseguida empieza a buscar libros similares y mantienen una lectura constante y poco a poco van adquiriendo el gusto por diferentes tipos de literatura, ampliando así sus fronteras literarias

Leer trae aspectos positivos en nuestras vidas algunos ejemplos son: mejor ortografía, mejora en la redacción y ampliación del léxico. Dependiendo del tipo de lectura se puede obtener las auto motivación, auto ayuda y espiritualidad.

La lectura da conocimientos y nos mantiene de cierta manera informados ya que si mantenemos una lectura continúa vamos a buscar que leer y una buena lectura pueden llegar a ser lo periódicos nacionales que nos informan y nos muestran lo que sucede en nuestro país.

Algunos consejos

joven leyendo21) No imponer la lectura. Proponerla como invitación y nunca como obligación o castigo porque así se le sataniza. Los libros obligatorios suelen ser perjudiciales para descubrir el gusto por la lectura.

2) Dejar que sean ellos mismos quienes elijan sus libros y lecturas.

3) Sugerir lecturas desde el convencimiento y dando ejemplo.

4) Las lecturas compartidas con los menores son buenos pretextos para establecer contacto y diálogo con ellos.

5) Proponer libros que hayan sido pensados para los jóvenes.

6) Crear espacios físicos y temporales.

7) Las bibliotecas públicas están fomentando clubes de lectura ideales para esta práctica y para el diálogo entre adultos y jóvenes.

8) No empeñarse en que lean a los clásicos porque la mayoría de éstos no fueron escritos para el público juvenil. Esa inversión de los hechos es nefasta para descubrir el placer por la lectura.

9) Leer no sólo significa leer narrativa; es también acercarse a la enciclopedia, a los periódicos, a las revistas, a los textos de internet o al cómic. Estas lecturas recuperan o crean poco a poco el hábito lector.

10) Hay que tener en cuenta la literatura clásica contemporánea en todos sus géneros.

11) No hay que evitar la literatura más comercial. No debe haber lecturas excluyentes.

12) Es un error querer homologar los criterios, intereses y gustos literarios de los adultos con los de los hijos o jóvenes en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *