Portada » Cultura » Alas al viento

Alas al viento

Desde Mendoza. Argentina Marta SanittaMarta Sanittá,

para mujereshoy

 

 

alas del viento¡ Queridas amigas y lectoras , hoy les contaré sobre una mujer que es un ejemplo de perseverancia  y amor hacia los niños . Desde mi tierra Mendoza Argentina Emilce Jacobchuk recibe a todos los que quieren ser parte de la orquesta Alas del viento con una frase : Con esfuerzo y dedicación todo se puede. El proyecto surgió hace ocho años con la intención de brindar contención  a los niños más humildes de General Alvear Mendoza, pueblito ubicado al sur de la provincia . En sus inicios la orquesta contaba con siete niños y gracias al esfuerzo y dedicación de su fundadora y directora hoy cuenta con más de setenta niños que expresan sus más profundos sentimientos a través de la música. El amor por los instrumentos sobre todo el violín era el principal anhelo de Emilce, quien para que su hijo pudiera aprender a tocar este instrumento, buscó niños que pudiesen estudiar con él.  Esta es la primera y única orquesta de la provincia y se financia con fondos propios conseguidos con rifas, ventas de comida, ferias de ropa y demás actividades en donde todos colaboran para sumar su granito de arena. Cuando salimos al escenario somos unas divas y a los pocos minutos nos ponemos el delantal para seguir trabajando, salimos a embarrarnos en el campo para buscar niños de los puestos y de los barrios excluidos señaló su directora. La institución provee los instrumentos a los niños y cada uno lo cuida como un gran tesoro, tienen un gran valor comercial y emocional. A  través de la música ellos lograron acortar distancias, derribar muros y salir de la marginación por otros impuesta.  Cada niño se lo lleva a su hogar para ensayar pero nunca en los ocho años que tiene la orquesta hubo un problema de rotura o maltrato de los instrumentos. Emilce jamás imaginó que su sueño iba a tener alas tan grandes y que su iniciativa iba a ser tan feliz a cientos de niños que tuvieron una oportunidad de realizarse gracias a la música. Cada concierto que ofrecen es un festival porque a pesar de ser una orquesta sinfónica tienen un amplio repertorio clásico y  temas populares que la gente aplaude de pie y se emociona. Acompañan a Emilce en este su gran sueño un grupo de ocho docentes, su marido, su padre que es acordeonista y su madre que es el motor de la institución. Nada ha sido fácil y tal vez por eso han conseguido poder volar a través de LAS ALAS DEL VIENTO.      ¡Todo un ejemplo!… ¿no les parece ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *