Portada » Destacados » Contrato laboral de trabajo doméstico remunerado

Contrato laboral de trabajo doméstico remunerado

CatalinaRiveraSLicda. Catalina Rivera Sanabria.
Abogada y notaria.

Este tema del contrato laboral de servidoras domésticas nos debe interesar a todos. Somos muchas mujeres las que nos valemos de una persona para que nos ayude en las múltiples tareas del hogar, y ¡qué importantes llegan a ser en nuestras vidas!

Tan necesarias que llegan a ser las servidoras domésticas en nuestros hogares y tanto desconocemos sobre este contrato especial laboral. Esta quincena quisiera compartir algunos datos importantes que regula nuestro Código de Trabajo sobre este tema para que no dejemos pasar por alto esos detalles y que posteriormente nos tomen por sorpresa.

empleadas domésticas2En el Capítulo VIII de nuestro Código de Trabajo se regula todo lo relacionado al Trabajo Doméstico Remunerado. Así en su artículo 101, establece que las “personas trabajadoras domésticas son las que brindan asistencia y bienestar a una familia o persona, en forma remunerada; se dedican en forma habitual  y sistemática, a labores de limpieza, cocina, lavado, planchado y demás labores propias de un hogar, residencia o habitación particular, que no generan lucro para las personas empleadoras; también pueden asumir labores relativas al cuidado de personas, cuando así se acuerde entre las partes y estas se desarrollen en la casa de la persona atendida…”

De este concepto debemos rescatar tres elementos para resumir qué es un contrato laboral por servicios o trabajo doméstico remunerado: es un contrato laboral donde el trabajador brinda asistencia y bienestar a una familia, realizando labores propias de un hogar las cuales no genera ganancia económica alguna para sus patronos.

Un detalle importante es que únicamente para este tipo de contrato, aparece expresamente regulado el período de prueba. El artículo 102 indica que el período de prueba será de tres meses, dentro de los cuales, las partes, sin algún tipo de responsabilidad pueden ponerle término a la relación laboral. Es decir, dentro de los primeros tres meses tanto el patrono o la servidora doméstica podrá dar por terminada la relación laboral sin ningún tipo de obligaciones para con la otra parte.

En relación al preaviso, también cambia un poco con lo establecido  para los contratos laborales normales. En este caso los plazos de preaviso deben ser los siguientes: concluido el período de prueba (tres meses) y durante nueve meses más de relación laboral, quien desee dar por finalizado el contrato deberá avisar a la otra con quince días de anticipación. Después de un trabajo continuo, el preaviso debe ser de un mes.

empleadas domésticasEn cuanto al salario, debemos saber que las servidoras domésticas tienen dos tipos de salario: el salario efectivo que se les debe cancelar el mínimo legal establecido  y el salario en especie. Este último el artículo 105 del Código de trabajo indica que consta del alojamiento y alimentación, en concordancia con el numeral 166 de dicho cuerpo legal, el salario en especie “es lo que reciba el trabajador o su familia en alimentos, habitación, vestido, y demás artículos destinados a su uso consumo personal inmediato. Y muy importante: si en el contrato de trabajo no se determina el valor de este salario en especie, se entenderá entonces para todos los efectos legales que será el equivalente al cincuenta por ciento del salario en dinero que reciba el trabajador.” Recomendación: establecer claramente dentro del contrato laboral el rubro de salario en especie.

En cuanto a la jornada laboral, será de ocho horas en jornada diurna (5:00am a 7:00pm) y de seis horas diarias en jornada nocturna (7:00pm a 5:00am), con una jornada laboral semanal de hasta 48 horas en jornada diurna y 36 horas en jornada nocturna. Se puede pactar que  la servidora doméstica labore hasta 10 horas diarias en jornada diurna y ocho horas en la nocturna siempre y cuando no se exceda en el total de horas laboradas semanalmente.

Al igual que en el resto de los contratos laborales, las trabajadoras de servicios domésticos remunerados tendrán derecho a un día de descanso semanal, pero al menos dos veces al mes, ese día debe ser domingo. Igualmente tienen derecho a quince días de vacaciones por cada cincuenta semanas laboradas.

Un dato muy importante, no se puede contratar menores de quince años para realizar estas labores domésticas, y los patronos que contraten menores de entre quince y diecisiete años, deben apegarse a lo estipulado en el Código de la Niñez y Adolescencia, específicamente en su numeral 95.

De la interpretación del numeral 22 del Código Laboral se desprende que los contratos con de trabajos domésticos remunerados deben ser escritos, y como indiqué anteriormente, se deben estipular en él todas las obligaciones, deberes, prohibiciones, y derechos de las partes y no olvidar lo relacionado al salario en especie.

Es importante que conozcamos y cumplamos con la normativa laboral, para que nunca nos veamos sorprendidos ni como patronos ni como trabajadores, y ambos respetemos nuestros derechos y obligaciones que son dados por nuestra legislación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *