Portada » Destacados » Cuidado con las tentaciones navideñas.

Cuidado con las tentaciones navideñas.

Redacción mujereshoy.

 Huy llegó diciembre, durante estas fechas es cuando nos invitan a comidas y cenas especiales con amigos, compañeros de trabajo, la familia… Resulta casi inevitable no sucumbir a la tentación que representa un vistoso aperitivo, un suculento tamal de cerdo o una bandeja repleta de deliciosas “boquitas” navideñas así como la repostería: Queque navideño o borracho (de acuerdo al gusto),  galletitas y por supuesto las botitas llenas de chocolates y confites.

Entonces, ¿qué debemos hacer para no lamentarnos de las comidas navideñas cuando observemos cambios en nuestra silueta?

galletas navideñasSer cuidadosos con las cantidades, no abusar, servir raciones pequeñas y ser selectivos. Esto nos permitirá disfrutar de las comidas navideñas sin arrepentirnos después. Cuando el abanico de productos a escoger es abundante, la clave está en limitar las raciones, escoger lo que más nos guste y olvidar el resto.
Es recomendable considerar siempre estos consejos:

Atención a las cantidades. Como dicen los dietistas:  nada es bueno o malo, todo depende de la dosis. Pues bien, el gran problema de las Navidades es la cantidad. Tomamos alimentos calóricos en grandes cantidades. La clave es no repetir ni picar, sino controlar las cantidades y no comer mucho más que en una comida habitual.

  • Escoger lo que más nos gusta y descartar el resto. Aprender a elegir lo que más deseamos, limitar nuestra ingesta a dos o tres opciones y olvidar el resto.
  • Las bebidas también nos aportan muchas calorías. Las bebidas (a excepción del agua) proporcionan una gran cantidad de calorías que, además, tomamos casi sin darnos cuenta. Es necesario controlar la cantidad que tomamos, especialmente si se trata de bebidas alcohólicas, procurar saciar la sed con agua y utilizar el vinito como acompañante por placer.
  • Elaborar comidas menos calóricas. Si está en nuestras manos la elaboración de la cena de Nochebuena o la comida de Navidad, podemos optar por preparar un menú menos energético. Las entradas pueden ser de camarones a la plancha o mejillones al vapor en lugar de canapés con queso de untar. En lugar de los dulces mejor una fruta natural ligera como la piña que una en almíbar.cena navideña
  • Elegir los platos menos grasos y descartar los dulces. Decantarse por primeros platos vegetales, evitar las frituras y las salsas, escoger un buen pescado al horno o a la plancha antes que un estofado o una carne grasa en salsa, sustituir los dulces por una fruta y controlar la bebida.
  • Realizar actividad física. Siempre debemos realizar ejercicios para mantenernos en forma. Si, además, incrementamos la ingesta de calorías, lo último que cabría hacer es disminuir nuestro nivel de ejercicio. Si habitualmente realizamos deporte, durante las Navidades es aconsejable que busquemos el tiempo para seguirlo haciendo. Si normalmente no lo hacemos es bueno que no esperemos a año nuevo para proponérnoslo, mejor empecemos a realizarlo antes.
  • Procurar no alargar eternamente las sobremesas. Las eternas sobremesas, con las bandejas de confites y chocolates son el mayor problema de las comidas navideñas. Es difícil resistirse a tanta tentación. Comer lentamente, saborear cada bocado, no dejarse llevar por la gula y saber decir basta ayudarán a luchar contra la tentación. Además, podemos retirar los dulces para seguir charlando tranquilamente o salir a dar un paseo para digerir mejor la comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *