Portada » Cultura » El son de mi Ma Teodora

El son de mi Ma Teodora

Desde Mendoza. Argentina Marta SanittaMarta Sanittá,

para mujereshoy.info.

 

Ma TeodoraLa esencia mitológica de los personajes Micaela y Teodora quedó demostrada por el investigador Alberto Muguercia Muguercia en su obra Teodora Ginés ¿mito o realidad histórica?, publicada en la Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, en La Habana, en el número correspondiente a septiembre / diciembre de 1971 y que en 1974 obtuviera Premio en el Concurso de Musicología Pablo Hernández Balaguer.

En dicho ensayo, Muguercia hace un estudio minucioso del origen de esta leyenda y muestra, antes que todo, el carácter apócrifo de la crónica de Hernando de la Parra, primer documento en el que se menciona a Micaela, quien tocaba la “vigüela”, junto a otros tres músicos que tañían el clarinete, el violín y el violón. Según prueba Muguercia, dicha crónica es citada por primera vez en la historiografía cubana en 1845, en el Protocolo de Antigüedades, Literatura, Agricultura, Industria, Comercio, etc. que editaba José Joaquín García, y no aparece ninguna otra mención de Ginés en los muchos documentos que del siglo XVI se conservan, por lo que sin dudas, y tomando en cuanta muchos otros errores , la tal crónica es una invención, probablemente, del propio José Joaquín, por tanto un documento que data del siglo XIX y no del XVI.

En la crónica se da cuenta de la vida musical en La Habana durante el siglo XVI y se afirma que: “Hay en esta villa cuatro músicos que asisten á los actos a que se les llaman mediante previo convenio. Son estos músicos, Pedro Almanza, natural de Málaga, violín; Jácome Viceira, de Lisboa, clarinete; Pascual de Ochoa, de Sevilla, violón; Micaela Ginez negra horra, de Santiago de los Caballeros, viguelista; los cuales llevan generalmente sus acompañados para rascar el calabazo y tañir las castañuelas.” Esta crónica fue reproducida acríticamente, con múltiples adornos, durante toda la segunda mitad del siglo XIX y buena parte del XX por diversos estudiosos que investigaron los orígenes de las artes en Cuba. En 1857 Don José María Torre la cita en su obra Lo que fuimos y lo que somos o La Habana antigua y moderna; Antonio Bachiller y Morales lo hace en 1860 en Apuntes para la historia de las letras y de la instrucción pública en la Isla de Cuba; y Serafín Ramírez, quien se considera el primer historiador de la música cubana, lo hace en su obra La Habana artística. Apuntes históricos, que data de 1891; y en 1908 Emilio Bacardí Moreau, en Crónicas de Santiago de Cuba, quien deduce además que las Ginés formaban parte de “la orquesta que también tocaba en las iglesias”. Fuentes Matons “redondeó” el mito

Un músico e investigador tan renombrado y prestigioso como Laureano Fuentes Matons, organista por muchos años de la iglesia Catedral de Santiago de Cuba, cita la crónica de Hernando de la Parra en 1893 en su obra Las Artes en Santiago de Cuba. Apuntes históricos, agregándole múltiples aderezos y redondeando la ficción. En dicho ensayo Matons afirma que en Santiago de Cuba vivió una hermana de Micaela, llamada Teodora, quien tocaba la bandola. Se toma la libertad además de cambiarle la ortografía al mítico apellido y en lugar de escribir Ginez, como aparece en la crónica de Hernando de la Parra, escribió Ginés, que es como se continuó escribiendo. Le

agregó también a la historia el dato de que en 1580 había en Santiago de Cuba “dos negras libres, naturales de Santo Domingo, nombradas Teodora y Micaela Ginés, tocadoras de Bandola” (sic); y asegura que cuando la segunda marchó a La Habana, la primera se quedó en la ciudad oriental, donde se hizo persona tan célebre que le fueron dedicadas unas tonadillas que se cantaron hasta muy entrado el siglo XIX y que se conoc en como El son de la Ma’Teodora.

Es Laureano Fuentes Matons, quien sin la menor prueba documental pone a volar su imaginación y afirma que fue “Teodora Ginés la primera celebridad musical de la Isla de Cuba”), afirmación que durante el siglo XX fue repetida, y sazonada, incluso por intelectuales de la talla de Alejo Carpentier, quien retoma el mito en su obra La Música en Cuba, publicada en Venezuela en 1946.

Entre las muchas observaciones que hace Alberto Muguercia para probar la falsedad e inconsistencia documental de la crónica de Hernando de la Parra están los anacronismos que esta contiene. El primero que salta a la vista es el lenguaje, que dista enormemente del castellano que se escribía en el siglo XVI; pero, sobre todo, el mayor desatino de todos los anacronismos que se registran en Hernando de la Parra lo constituyen los instrumentos que dice eran tocados por los músicos de marras. De los cuatro instrumentos que se mencionan, el único que existía en el siglo XVI era la vihuela, puesto que el violín es un instrumento músico que apareció en 1700; el clarinete es una invención que se conoce entre los años 1690 y 1700; y el violón, que fue el modo en que se denominó el primitivo contrabajo de viola, es un instrumento músico que data del siglo XVII.

A pesar de las autorizadas voces que tomaron como ciertas las hazañas de las hermanas Ginés, Alberto Muguercia se adentró en una acuciosa investigación que le permitió enrumbar la musicología y la historiografía cubana por un camino más cierto, barriendo con toda duda respecto al carácter mitológico de las hermanas Ginés.

Letras de Son de mi Ma Teodora

Esta canción era interpretada en la forma típica de canto y responso.

  • ¿Dónde está la Má Teodora?

Rajando la leña está

  • ¿Con su palo y su bandola?

Rajando la leña está

  • ¿Dónde está que no la veo?

Rajando la leña está

2 respuestas para El son de mi Ma Teodora

  1. Aldo Medina Responder

    4 enero, 2014 en 5:47 AM

    Hola
    Bueno yo tengo unas preguntas que hacer al respecto;
    Me podria decir Muguercia o quien sea de donde sale esta cancion exactamente ?Desmentir una cronica de José Joaquín García en 1845 que habla de esta cancion porque despues Lauro Fuentes escribio en 1893 que se acompañaban de instrumentos que no existian me hace pensar que Muguercia tambien dentro de unos años puede estar equivocado.Entonces de donde sale esta cancion ?Lo que si es verdad esta cancion se escuchaba en Santiago de Cuba alla por los finales de siglo XVI >Entonces
    Existieron la Hermanas Ginez ?
    Las hermanas cantaban si o no?
    Sea o no el primer son o el primer exito cubano es la primera cancion que se tenga conocimiento que alla tenido exito en Cuba>Existe otra de antes?
    gracias

  2. Jorge HONORET Responder

    9 marzo, 2014 en 7:50 AM

    Es posible que el error resida en los instrumentos, que no necesariamente tenían que ser de cuerdas. Es raro que dos negras que hayan sido esclavas, tocarán el violín y la vándala. Quizás no, pero el PAlo y la tambora si. Son dos géneros de instrumentos de percusión que siguen vivos en la cultura musical dominicana, la tambora para el merengue, y los palos, para el PRI PRI y otros múltiples géneros musicales de aquí de la República Dominicana. No soñaría raro que el verso del son de la Ma Teodors fuera así:

    Donde está la Ma Teodora

    Rajando la leña está

    Con su palo y su tambora

    Rajando la leña esta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *