Portada » Legal » ¿Es indispensable ser querellante en un proceso?

¿Es indispensable ser querellante en un proceso?

Licda. Ana Isabel Solís ZLicda. Ana Isabel Solís Zamora

Letrada de Sala III Corte Suprema de Justicia

Sólo en los delitos de acción privada, porque el que dirige la acusación aportando la prueba y acusando es el querellante.  En los asuntos donde la acción sea pública, no es indispensable, pues actúa el Ministerio Público.  Referente a este tipo de asuntos, en algunas oportunidades, el fiscal considera que no hay delito que perseguir y solicita el sobreseimiento al Juez Penal, lo que en términos coloquiales es como si solicitara que se termine el proceso sin una sentencia en contra del acusado.  En estos casos, una vez que el representante fiscal le comunica a la víctima esta decisión, ésta tiene tres días para indicar que va a constituirse como querellante, y a partir de este momento, diez días más para presentar la “querella”, que es la acusación formulada por el abogado de la víctima.  De importancia es resaltar que en el momento en que la víctima decide querellar en el proceso, debe contratar un profesional en derecho para hacerlo, pues el Estado no le va a proveer de él.

justiciaEn todos los demás supuestos, quien tiene el carácter de víctima en el proceso no requiere contratar a un abogado particular de forma obligatoria para continuar con la investigación y llegar al juicio, basta con la participación del Ministerio Público.

¿Tiene la víctima más derechos?

De acuerdo con el numeral 71 del Código Procesal Penal, se le reconocen distintos derechos dentro del proceso.  Toda persona que sea víctima, tiene derecho a ser informada de sus derechos y facultades, a ser tratada de forma digna, de manera que se reduzca o evite la revictimización, se consideren sus necesidades especiales, y sus diferencias sociales, culturales o étnicas.  Debido a que se le deben comunicar las diligencias y decisiones que se adopten en el transcurso del proceso, debe señalar un lugar o medio donde pueda ser comunicada.  En la práctica, se ha implementado el sistema de mensajería de texto, llamada telefónica o fax como forma de comunicarse con la víctima.    Es importante señalar este medio, ya que cabe la posibilidad de que el delito que se trate sea muy grave, y que el imputado –persona acusada del delito- sea un sujeto peligroso o hubiera proferido amenazas contra la persona víctima, en cuyo caso puede que se declare una medida cautelar en contra del justiciable, y cualquier variación de ésta debe ser comunicada al ofendido (a) para que esté preparado en caso de un cambio significativo.  Este tipo de casos suele ser más frecuente cuando la persona ofendida no está bajo el cuidado de la Oficina de Protección de la Victima, adscrita al Ministerio Público, pues cuando se trata de este caso, es dicha oficina la que recibe la comunicación, de manera que pueda preveer cualquier incidente y poderlo evitar.

¿La víctima es un invitado de piedra en el proceso penal?derecho1

No.  La persona que es víctima del delito, según se ha detallado anteriormente, tiene una serie de derechos y obligaciones.  Debe participar activamente en algunas diligencias, entre las que se encuentran las pericias o exámenes, para lo cual puede pedir acompañamiento de un profesional o de una persona de su confianza.  Además, el Ministerio Publico  debe comunicarle decisiones tales como la de no presentar recursos contra la sentencia absolutoria del acusado, o el cese de medidas cautelares, de tal manera que pueda presentar su propia impugnación en caso de ser necesario.  Aunado a lo anterior, frente a los cambios que ha venido experimentando el proceso penal al reconocerle un lugar de más calidad a la víctima, existe una serie de medidas alternas, tales como la conciliación y la suspensión del proceso a prueba, donde la víctima tiene un papel preponderante para la decisión que al respecto debe tomar el juez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *