Portada » Destacados » José Mujica y Fidel Castro, la sintonía de dos rebeldes distintos

José Mujica y Fidel Castro, la sintonía de dos rebeldes distintos

Por Isaac Risco (dpa)

Fue un encuentro de dos antiguos guerrilleros cargado de simbolismos para la historia de América Latina en las últimas décadas.

Mujica-Fidel-CastroPor un lado Fidel Castro, el octogenario líder cubano que cautivó al mundo con la revolución de 1959, y por otro José Mujica, el ex guerrillero que se ha convertido en unos de los presidentes latinoamericanos más populares de los últimos años.

El uruguayo, un ex guerrillero “tupamaro” que pasó por prisión y fue elegido presidente en 2010, llegó el miércoles a Cuba en su primera visita oficial desde que es jefe de Estado.

Además de participar hoy en la celebración del 60 aniversario del fallido asalto al cuartel Moncada de Santiago, considerado el inicio de la Revolución cubana, Mujica se reunió el miércoles a Fidel Castro en La Habana, como dan fe imágenes difundidas hoy en Montevideo.

Fue un “emotivo encuentro”, resumió el diario oficial cubano “Granma” el jueves. “Es un anciano brillante”, dijo por su parte Mujica sobre su visita al ex presidente de 86 años, al que calificó también de “genial”.

Castro, que según se esperaba no estuvo hoy en la celebración en Santiago de Cuba, recibe a menudo en su casa de La Habana a mandatarios y visitantes ilustres a su paso por la isla.

El ex presidente, que gobernó Cuba durante casi medio siglo, dejó la presidencia en 2006 debido a una grave enfermedad intestinal y dedica su tiempo desde entonces a sus memorias, seguir la actualidad internacional y escribir “reflexiones” en la prensa cubana, cada vez más escasas.

Mujica, de 78 años, ocupa en cambio la actualidad como presidente en ejercicio de Uruguay.

Al igual que su esposa, la senadora Lucía Topolonsky, el presidente impulsó la lucha armada en los años 60, la época en que, inspirados por el triunfo de la Revolución cubana en 1959, numerosos movimientos de izquierda intentaron llegar al poder por la vía de las armas.

La guerrilla uruguaya de los “tupamaros” fue desarticulada en los años 70. Con la vuelta de la democracia, en 1984, Mujica Castro Mujicafue liberado tras más de 12 años en prisión y empezó entonces un lento trasiego por las instituciones hasta llegar finalmente al poder.

En 2009 se convirtió en el primer ex guerrillero en ser elegido presidente en el cono Sur. Antes, antiguos movimientos rebeldes habían conseguido llegar al poder a través de las urnas en países como Nicaragua o El Salvador.

También la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, es una ex militante clandestina contra la dictadura de su país.

Mujica se ha convertido en uno los líderes de izquierda más populares de la región. Goza de simpatía por su imagen de hombre austero y sencillo, que ha renunciado a vivir en el Palacio Presidencial y a usar un coche oficial.

Ni siquiera sus comentarios más polémicos han afectado mucho a su imagen, como cuando llamó “vieja” a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y “tuerto” a su esposo y predecesor en la jefatura de Estado, Néstor Kirchner. “Esta vieja es peor que el tuerto”, dijo el mandatario en abril durante un acto, cuando creía que los micrófonos estaban cerrados.

También su tono desenfadado e iniciativas para legalizar la marihuana y el aborto le han granjeado popularidad como un líder progresista en la región.

Incólumne se ha mantenido también en su apoyo a Cuba, pese a las críticas que se le suelen hacer al castrismo. “Con los sueños de aquellos cubanos (…) nos movimos por toda América”, dijo hoy en Santiago en una breve intervención antes del discurso del presidente Raúl Castro.

La Revolución cubana “nos llenó de sueños”, agregó. Al igual que otros siete jefes de Estado y de gobierno de la región, Mujica participó como invitado en el acto que conmemora el fallido asalto al cuartel Moncada de 1953 en Santiago de Cuba, liderado por un entonces joven e imberbe Fidel Castro de 26 años.

“Los muchachos que atacaban seguramente soñaban que sería más fácil”, agregó. Además de Mujica, en la simbólica efeméride cubana participaron entre otros el venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega.

Raúl Castro, de 82 años, presidió la ceremonia vestido con su tradicional uniforme militar verde olivo y ataviado con un típico sombrero campesino cubano. Su hermano mayor no acudió al acto en Santiago.

También la imagen de Fidel Castro ha envejecido en las últimas décadas. Pese a que el otrora carismático y venerado líder cubano sigue teniendo muchos simpatizantes, muchos le reprochan también al ex revolucionario haber impuesto a la isla un régimen autoritario.

Sobre todo la disidencia interna y el numeroso exilio cubano en Estados Unidos acusan a Castro de la falta de libertades civiles y de la prolongada crisis económica en la isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *