Portada » Temas varios » Revista » La vuelta de los “Dorados Veinte”

La vuelta de los “Dorados Veinte”

Por Greta Hofmann (dpa)

El Gran GatsbyEn un oscuro sótano del barrio londinense de West End, oculto de las patrullas policiales, un grupo de jóvenes dicharacheras celebran los Dorados Veinte. Esas “fiestas prohibidas”, con absenta en tazas de té, vestimentas opulentas y DJs que pinchan en gramófonos se celebran cada mes. En pleno 2013 se imitan las fiestas secretas celebradas en Estados Unidos durante la ley seca de los años 20. Son además parte de una ola de nostalgia que llega también a Nueva York o Berlín.

No es fácil conseguir entradas para las “prohibition-partys” de Londres. Y con la llegada a los cines de “El Gran Gatsby” de Baz Luhrmann la demanda para las próximas semanas podría aumentar aún más.

En la nueva versión cinematográfica del clásico de Francis Scott Fitzgerald, Leonardo DiCaprio se mete en la piel del millonario Jay Gatsby, que cada semana celebraba excesivas fiestas en su mansión con el único objetivo de encontrarse con su amor de juventud, Daisy, interpretada por Carey Mulligan.

“En los últimos dos años hemos tenido un número muy superior de asistentes en las fiestas”, aseguró Anne Kapranos, de la sala Bloomsbury Ballrooms, que organiza ese tipo de eventos en Londres. “Los años 20 vuelven cada vez más. La gente se lo pasa bien regresando a esa época dorada y olvidando durante un rato la deprimente situación actual”.

Pero la nueva versión de “El Gran Gatsby” no sólo está dando un empujón a las “fiestas prohibidas”. También está influyendo en la moda. La italiana Miuccia Prada fue la encargada de diseñar los trajes de los invitados a las fiestas de Gatsby en la gran pantalla. Las huellas de ese trabajo pueden encontrarse en la colección actual de Prada y los vestidos de la película pueden admirarse en Nueva York.

Las joyas y accesorios para la cinta de Luhrmann fueron diseñados por Tiffany & Co., tomando como modelo los originales de los años 20. “Cuando Baz Luhrmann decidió filmar la película, recurrió a Tiffany, ya que tuvimos una gran influencia en la moda en la ‘jazz age’ (época del jazz)”, explicó una portavoz de la prestigiosa firma de joyas.

Pero el estilo de los “felices años 20” también está al alcance de los menos adinerados. Las marcas de lujo no han sido las únicas en hacer desfilar a las modelos con vestidos de flecos. El estilo de aquella época puede apreciarse, por ejemplo, en las faldas de talle bajo, adornadas con flecos y piedras de strass. Y en Reino Unido, marcas como Ted Baker o River Island venden brillantes tocados para mujeres y trajes de tres piezas para los hombres.

“En la última temporada se vendieron muy bien accesorios como cadenas, guantes o pieles del estilo de aquella época”, afirmó el Instituto de Moda Alemán. “También las colecciones para el invierno 2014/15 muestran que muchos diseñadores como Lanvin o Gucci vuelven la vista atrás”. Algo que para las mujeres significa una vuelta a los largos hasta las rodillas, los vestidos amplios, la bisutería o joyas llamativas, el medio tacón y las pieles. Mientras, para los hombres, se impondrá el estilo “dandy”, con trajes y pañuelos de bolsillo de seda y gorras de golf.

La moda de los 20 no es nueva, pero el “efecto Gatsby” seguramente la avivará. Pero, ¿qué es lo que tanto fascina a la generación actual de aquella época?. “Creo que tenía una especie de galmour que ahora nos falta”, opina David Nixon, director del Northern Ballet de Londres y responsable de una versión de “Gatsby” para los escenarios. “Ni siquiera las estrellas de cine actuales tienen la magia de entonces. Es eso lo que hace tan fascinante aquella época”.

La versión de Nixon para el ballet pude verse a finales de este mes en Londres y es la tercera sobre los escenarios, después de “Gatz”, en el Noel Coward Theather y “The Great Gatsby” en el Wilton’s Music Hall. ¿Una moda también en el teatro? “Es una pieza fascinante sobre el escenario”, explica Nixon. “Los personajes son lo más importante para un historia y aquí tenemos siete personajes principales. Además, los años 20 son definitivamente bailables”. Y es que el charleston no se baila sólo en las “prohibition partys”, sino que también se dan clases para dominar el estilo.

De tanto en cuanto surgen películas que no sólo llenan las salas de cine durante semanas, sino que influyen en el estado de ánimo de la gente. A principios de los 60 fueron las gabardinas y peinados altos de la Holly Golightly que Audrey Hepburn interpretó en “Breakfast at Tiffany’s” y a mediados de los 80 la energía y las andróginas camisas de lino que llevaba la escritora Karen Blixen (Meryl Streep) en “Out of Africa” (“Memorias de África”/”África mía”). Ahora le toca a los flecos y los chalecos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *