Portada » Cultura » Las enseñanzas de mi viejo….Mejor naranjas que guitites

Las enseñanzas de mi viejo….Mejor naranjas que guitites

Guiselle Rivera CalderónH. Guiselle  Rivera Calderón

Poetisa y educadora costarricense

En aquella ocasión el viejo conversaba en las tertulias de la fiesta de cumpleaños de una mis sobrinas, pronto el dialogo retomó temas serios sobre el trabajo y el esfuerzo que en las relaciones de matrimonio deben ambas partes cumplir.  Y sus comentarios pronto hicieron roncha.

Con toda frescura una de las invitadas se complacía explicando que en su caso solo asumía algunas funciones del hogar  que su empleada hacia los cosas y su esposo se encargaba de llevar a la casa lo necesario.

Nueva imagenQue el cuido de los niños es cansado y le gustaba dormir hasta tarde entre semana, y que le complacía ver telenovelas y cuanto programa de manualidades pudiera sintonizar en las tardes.

Fueron apenas necesarios esos criterios para mirarle sonrojar su rostro y decir de manera seca y directa… Mejor una árbol de Naranjas que uno de Guitite…

El silencio invadió la sala y la mayor de mis hermanas celebraba el comentario que por simple había sido suficiente para enseñarle una lección a los presentes. Ciertamente las naranjas se vendes, producen beneficios, ayudan a una persona a subsistir en su economía, un guitite  por su parte  solamente alimenta aves y no es productivo.

A menudo cuando en lo cotidiano encuentro personas sin deseos de superarse, sin el animo para emprender sus propias luchas, sin energías parta auto desarrollarse; recuerdo a mi viejo y me aíslo de ese tipo de personas, que no me retan al alcance de mis metas ni me invitan a ser productiva en lo que hago.arbol de naranja

Y continuo intentando dar lo mejor de  mi en todas las causas de las que soy parte, sin perder de vista que a mi al redor hay seres a los que amo y también les enseño con mi ejemplo.

A menudo pretendo seguir siempre siendo árbol de Naranjas aunque a veces me canso y la vida  intente cambiar mis principios, convicciones y valores.

Diciembre 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *