Portada » Destacados » Mandela: “Un largo camino hacia la libertad”

Mandela: “Un largo camino hacia la libertad”

Por Theresa Münch (dpa)

En los últimos momentos, a la familia del ex presidente y héroe nacional sudafricano Nelson Mandela probablemente le hubiera gustado estar a solas en la región del Transkei sudafricano, con sus amplias colinas, donde el Nobel de la Paz creció y donde quería y fue finalmente enterrado. Pero incluso en la muerte tuvo que compartirlo.Mandela

Más de 400 invitados al funeral, entre ellos jefes de Estado extranjeros, pudieron acudir al último ritual con el que se envió al espíritu del luchador anti-apartheid a su último viaje. Y es que hace décadas que Mandela pasó de ser un simple hombre a convertirse en un hombre de Estado. Y siguió siéndolo incluso en la muerte.

“Su vida perteneció a la nación y al mundo”, dijo su ex mujer Winnie Madikizela-Mandela hace pocos días en declaraciones a los medios sudafricanos. Es duro para la familia compartirlo en la muerte, añadió. “Él lo dejó todo por su país”.

Y es éste el último capítulo de su “largo camino hacia la libertad”, como el propio Mandela tituló su autobiografía. El círculo se cierra en el pueblo de Qunu, en el sureste de Sudáfrica. En el lugar de su tumba cuidó el ganado el niño Mandela, entonces llamado por su nombre xhosa Rolihlahla.

Algunos incluso le siguen llamando Dalibhunga, el nombre que recibió tras la circuncisión. Mandela recorrió Qunu descalzo cuando salió de la cárcel tras 27 años encerrado. Y ahora ha vuelto para siempre.

“Un gran árbol ha caído, ahora se va a casa para descansar junto a sus antepasados”, afirmó el jefe del clan, Ngangomhlaba Matanzima, que lleva sobre los hombros una piel de leopardo.

Ahmed Kathrada, el amigo con el que Mandela estuvo en prisión, recordó con una voz ahogada, cómo ahora se une al “equipo A” de sus compañeros en la lucha por la libertad ya fallecidos.

“Fue descalzo a la escuela y llegó al puesto más alto del país”, describió su nieta Nandi el camino recorrido por Mandela.

DalibhungaUn hombre del clan de los xhosa debe ser enterrado al mediodía, “cuando el sol está en su punto más alto y cuando la sombra es menor”, contó el vicepresidente del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA), Cyril Ramaphosa. En caso contrario los antepasados podrían enfadarse.

Sin embargo, la larga duración de los actos en su honor (han pasado diez días desde su muerte) obligó a la familia de Mandela a apresurarse en el entierro. No se han filtrado los rituales ancestrales con que fue enterrado el reconciliador de la nación. Se rumorea que se puso una tumba sencilla y vertical con la fecha de su nacimiento y que algunos nietos depositaron determinados objetos en la tumba.

Para la tradición xhosa es importante que el espíritu encuentre la paz, explica Mathew Maphalwa, asesor del clan thembu al que pertenecía Mandela. Un alma intranquila trae infortunio a la familia. Además en los grandes funerales de reyes se utilizan hierbas para mostrar el camino al alma del fallecido. Hay cantos de alabanza y el féretro se cubre con un manto tradicional.

Pero tradicionalmente también todos los habitantes del pueblo pueden acudir al entierro, algo que no ocurrió en este caso: los que alguna vez fueran sus vecinos no pudieron darle su último adiós y muchos tuvieron que conformarse con observar desde las colinas lo que ocurría en el lugar de la sepultura.

A unos dos kilómetros de distancia la joven de 16 años Yolisa Zokufa seguía todo por televisión. Al contrario que muchos de los invitados al funeral, ella habló con Mandela e incluso se sentó en su regazo. “Había grandes fiestas de Navidad en su casa”, recuerda.

A Mandela le encantaban los niños y él los inspiraba. “Me gustaría luchar por algo con tanta pasión como él hizo”, dice Zokufa.

“Mientras su camino a la libertad ha terminado, nuestro viaje continúa”, dijo por su parte el presidente sudafricano, Jacob Zuma. Sudáfrica seguirá desarrollándose sola porque nadie quiere decepcionar a Mandela.

El luchador por la libertad, reconciliador y héroe ya hizo suficiente. “Ugqatso lwakho Ulufezile. Siyabulela”, afirman. Que significa: “Tú has recorrido tu carrera. Te damos las gracias”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *