Portada » Opinión » Más allá del Día de la Madre

Más allá del Día de la Madre

Redacción Mujereshoy

Muchas veces celebramos los días feriados porque estamos acostumbrados a ellos, o por el lazo emocional que nos recuerda la fecha, pero pocas veces investigamos sobre el transfondo de la celebración como tal.

dia de la madreUno de esos casos es el Día de la Madre. Inmediatamente asociamos la fecha con nuestra madre  y aunque sea un día más comercial que celebración,  nos unimos al festejo. Pero … ¿sabían ustedes que en agosto de 1928, el expresidente Julio Acosta (1920-1924) impartió una conferencia ante la Sociedad Teosófica?, en ella manifestó que las mujeres estaban llamadas a contribuir a la vida nacional, al poner “algo o mucho de su alma en el desarrollo cívico y social de los pueblos .

Y agregó: ¿Quién más apta para dominar las pasiones masculinas, para restaurar el principio de autoridad, para calmar las fiebres de la plaza pública? ¿Quién más adecuada que ella para indicar caminos de conciliación y de concordia entre individuos o naciones, para dulcificar las relaciones sociales, para aplacar a los violentos y a los iracundos? ¿Quién más persuasiva que ella para curar a los enfermos, para aconsejar a los criminales, para refrenar a los viciosos, para lavar a los impuros, para adoctrinar a los párvulos? ¿Quién más honrada que ella para manejar los fondos públicos y particulares, para despachar en las oficinas, para crear y sostener obras de beneficencia y para embellecer las ciudades?”.

¿Por qué la mujer podía contribuir en esa forma? De acuerdo con Acosta, la respuesta se encontraba en “su latente maternidad, que la impregna toda, aguza su inteligencia, redobla su actividad y la impulsa a fomentar la dicha del mundo, porque en sus sueños imagina que todos los hombres son sus hijos, que toda la humanidad es su familia; porque el mandato de Dios la fortalece y diviniza; porque ella sabe que lleva en su seno el secreto eterno de la vida”.

Según un artículo publicado en el periódico La Tribuna , en agosto de 1932, “la mujer plenamente madre,  constituye el elemento básico de la sociedad. Preparar mujeres para realizar esta elevada función debe ser el fin primordial de la educación pública”.

Ángela Acuña se identificó fuertemente con ese ideal de maternidad; así, en junio de 1934 expresó:

“[…] la mujer moderna ante todo es madre, y en ese hermosísimo principio universal basa las doctrinas de su feminismo: sus luchas y sus victorias serán el calor de la casa, fuego bendito que mantendrá encendida la llama purísima del verdadero amor […]. La elevada acepción de la palabra ‘madre’ tiene un alcance social y político que parece no haber sido aún bien penetrado […]. Las feministas modernas en su casi totalidad inspiran sus gestiones y campañas en un propósito patriótico y santo; en el que las naciones se repueblen con hijos bien nacidos y en condiciones propicias para conservarlos sanos y útiles a sí mismos y a sus semejantes por medio de una educación sustentada en principios científicos indubitables bajo la égida de ideales factibles y justos”.

El Día de la Madre, de esa manera, se convierte, en un discurso que resaltaba las funciones tradicionales de la mujer como madre y esposa y sirvió de base para la valorización del papel social representado por las madres en la esfera pública como agentes de las políticas sociales, culturales, moralizantes  impulsadas por el Estado liberal.

A su vez, dicha valorización de la mujer en la esfera pública sirvió de base también para valorizar el papel desempeñado por las mujeres en el espacio doméstico y objetar la subordinación femenina en dicho ámbito. Así, en ese contexto de difusión de la “maternidad científica”, desde la década de 1920 empezaron a realizarse las primeras festividades y concursos sobre las madres, como la Fiesta de las Madres, efectuada en octubre de 1923, y el Día del Culto a la Mujer, en enero de 1927.

Ese proceso se consolidó con la iniciativa de la Escuela Nicolás Ulloa, de Heredia, la cual propuso la creación del Día de la Madre, práctica ya instaurada en muchos otros países.

Dicha actividad se estableció por decreto a partir del 15 de agosto de 1932, y debía celebrarse en todas las escuelas y colegios, asilos e instituciones de beneficencia del país. La prensa de la época reporta la celebración del Día de la Madre tanto en las escuelas y colegios de las ciudades como en áreas rurales y distantes.dia de la madre2

Al escoger el 15 de agosto, la celebración del Día de la Madre coincidió con la asunción de la Virgen María, quien (como lo expresó el periódico La Tribuna en agosto de 1932) constituye un modelo de mujer y madre:

“La Iglesia Católica nos ha puesto como ejemplo de madres a una mujer que lo fue sin dejar de ser virgen. Es esta una bella lección que debemos aprovechar, empeñándonos porque la madre realice su sagrada función sin que se pierda la virginidad de su alma y afirmando cada vez más en ella la idea de que la verdadera felicidad siempre se basa en un amor ideal”.

También el Día de la Madre fue aprovechado como un medio para educar a los niños a fin de que entendiesen (como lo manifestó un artículo periodístico publicado en agosto de 1932) “todo lo que deben a la buena mujer que vive para ellos. Sí, es conveniente el cariño de los hijos; que sientan más honradamente la obligación de corresponder con nobles hechos: primero aprovechando el tiempo mientras se preparan para la lucha; después, cuando llega la hora de ayudar, trabajando con denuedo a fin de obtener los recursos necesarios para mejorar el hogar, para hacer menos dura la vida de los que nos rodean, no para satisfacer vicios y apetitos y adquirir lujos”.

En este Día de la Madre, estos son algunos consejos para las mamás modernas:

1. El que mucho abarca poco aprieta

Si te pones a hacer varias cosas al mismo tiempo, terminarás haciéndolas todas a medias. Así que olvídalo y dedícate de a una. Es decir, si tienes que terminar una presentación o un papeleo en el trabajo, termínalo y luego llama a casa para saber de los niños. Sino gastarás el doble de energía en tratar de retomar la tarea dejada a medias y estarás desconcentrada en la segunda.

2. Tiempo para ti

Ya sea después de todas las obligaciones o al mediodía, pero siempre reserva al menos media hora sólo para ti, en la que no le sirvas a nadie y en la que puedas dedicarte a hacer lo que te gusta, te relaja o al menos te descansa.

3. Un plan romántico

Cada dos semanas sal con tu pareja en plan romántico. Ese día deben salir solos y dedicarse a hablar de ustedes, de lo que les pasa, de lo que viven. Dejar el tema hijos para otra oportunidad.

3. Música tranquilizadora

Cuando vayas manejando, sobre todo, escucha música tranquilizadora, que no te acelere, sino que te ayude a tomar las cosas con más calma. Además, si vas con los niños, esa música los tranquilizará a ellos también.

4. No te vuelvas loca limpiando

Si llegas a casa y resulta no estar tan limpia y ordenada como solía estarlo, pues olvídalo. Es irrelevante. No te vuelvas loca limpiando, mejor déjalo para cuando tengas más energía y aprovecha la que te queda en disfrutarla con tus hijos. Es mucho más gratificante.

6. Sal con tus amigas

Sal de vez en cuando con tus amigas y diviértete de lo lindo. Verás lo terapéutico que resulta una conversación con las amigas.

7. Hijos modernos

Una madre moderna necesita hijos modernos y esto es: que cada uno haga su cama, que ayuden con los quehaceres domésticos y que sean responsables en sus tareas escolares. Explícale que esto te ayudaría a estar más tiempo con ellos jugando en vez de estar persiguiéndolos porque no hicieron los deberes.

8. Conoce a tu familia

El saber cómo son tus hijos, lo que les gusta, sienten y viven, te ayudará a tener mayor cercanía con ellos y ser mejor madre.

9. No eres perfecta

Debes saber en qué flaqueas, pero no obsesionarte con ser perfecta. Basta con que trates de mejorar y ser más humana. Esto es, dejar atrás las culpas, esas que la mayoría de las mujeres tienen una vez que salen a trabajar.

10. Habla con tu familia

Visita a tu familia, mamá, hermanos, tíos, habla con ellos de tus cosas, siempre tendrán un buen consejo para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *