Portada » Temas varios » Revista » Molloy y Zurita dan brillo a la apertura del festival literario Filba

Molloy y Zurita dan brillo a la apertura del festival literario Filba


Por Gabriela Mayer (dpa)

El festival de literatura Filba Internacional arrancó el miércoles 25 de setiembre  su quinta edición con una disertación de la autora argentina radicada en Nueva York Sylvia Molloy sobre escritura y extranjería, así como una emotiva lectura del poeta chileno Raúl Zurita.

filbaLa escritora, crítica y ensayista tuvo a su cargo la inauguración del primer Filba que se realiza simultáneamente en la capital argentina y Santiago de Chile. En el auditorio del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), Molloy consideró que su participación en el festival fue “una manera más de volver a casa”.

Zurita, una voz poderosa de la poesía chilena, tomó la palabra poco antes sobre ese mismo escenario. Su lectura “Y llorarás” fundió cuatro décadas de poesía con los 40 años del golpe militar en Chile, en un recorrido desde su primer libro, “Purgatorio”, hasta “Zurita”, su última publicación.

“Quería agradecer al Filba la invitación y la atención que han tenido conmigo. Estoy muy feliz de estar aquí”, apuntó el poeta encarcelado y torturado durante la dictadura de Augusto Pinochet, antes de comenzar a desgranar sus versos.

“Creo que la poesía no se explica”, acotó Zurita. “Partiré contradiciéndome”, dijo para referirse al primer poema que leyó, “América”, con palabras del quechua y aimara.

A éste le siguieron más y más versos de alta intensidad, que transitaron por sus propias vivencias y por la geografía e historia de Chile. Zurita cautivó durante 40 minutos al público, que al cierre de la lectura lo despidió con un fuerte aplauso.

Y Molloy, para iniciar su reflexión sobre la figura del autor lejos de su patria, contó que hace algunos años escribió un relato sobre su deseo de regresar a la casa donde se crió, y lo tituló “Casa tomada”, copiando deliberadamente a Julio Cortázar. Un amigo le contó que esa vivienda, en un suburbio de Buenos Aires, había sido demolida o renovada hasta lo irreconocible.

El cuento narra “cómo, en un viaje subsiguiente a Buenos Aires, voy a ver la casa el mismo día que llego: está por cierto cambiada, pero todavía es sumamente reconocible”. “Mi relato concluye, me doy cuenta de que es inútil que insista en lo contrario: probablemente los dos tengamos razón”.

“Pienso en la desterritorialidad que sentimos muchos de los que escribimos afuera y en la necesidad, como anota Salman Rushdie, de crear casas imaginarias. En realidad, Rushdie habla de ‘imaginary homelands’, es decir, no sólo casas sino países-casa”, indicó la autora de “En breve cárcel” y “El común olvido”.filba2

Molloy prefirió hablar de “la escritura del afuera y no de la escritura del exilio, porque la carga a menudo heroica y/o dramática de esta última palabra de algún modo oblitera la noción engañosamente más simple de desplazamiento. Si digo ‘afuera’ presupongo un ‘adentro’ al que, en teoría, se puede volver; si digo ‘exilio’ la probabilidad de la vuelta es menos clara, y de llegar a darse, ardua”.

“Lo que me interesa principalmente es la escritura que resulta del traslado, o mejor la escritura como traslado, como traducción; la escritura desde un lugar que no es del todo propio y sin duda no lo será nunca, un lugar donde subsiste siempre un resto de extranjería y de extrañeza, donde se aprende una lengua nueva pero se escribe en la lengua que se trajo y donde, si por azar uno oye hablar en castellano en la calle, uno se siente interpelado”.

“El trasplante geográfico me situó en tierra de nadie, donde pude ensayar otras vidas, elaborar identidades provisorias, presentes tentativos, pasados imaginarios”. “El que escribe afuera escribe siempre como si le faltara algo, situación propicia para la ficción o por lo menos para mi ficción”, analizó la académica.

“‘Estoy donde no estoy’, escribe memorablemente Gabriela Mistral en un poema”, evocó Molloy. “Hubiera podido decir: ‘Escribo donde no estoy’”.

El Filba Internacional convocará a lo largo de sus ocho días a un centenar de escritores que animarán lecturas, paneles, conferencias, talleres y performances. Buenos Aires alberga al Filba hasta el domingo, mientras que Santiago de Chile lo hará desde el sábado hasta el miércoles siguiente.

Durante la inauguración, el director del evento, Pablo Braun, manifestó: “Esperamos hacer un gran festival. Todos los invitados internacionales viajarán a los dos países, hay nuevas secciones, tenemos un programa del cual nos sentimos orgullosos. Esperemos que el público y los autores a ambos lados de la cordillera puedan disfrutar de este Filba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *