Portada » Salud » Por tu salud y tu figura, no confíes de las dietas milagrosas

Por tu salud y tu figura, no confíes de las dietas milagrosas

Artículo escrito por Rosita Argüello MoraRosita Argüello

 Periodista

La dieta de la grape frut, la de la sopa comegrasas o del tomate, la de las proteínas, las disociadas… prometen hacerte perder mucho peso en poco tiempo. Si lo consiguen es a costa de tu salud y, además, enseguida vuelve a recuperarlo. Por tu salud y tu economía, huye de las “dietas milagrosas” para adelgazar.

Hay algo peor que comer mucho o tener unos kilos de más: las “dietas milagrosas”. No se puede perder en dos días lo que se ha ganado en varios meses o años: va en contra de toda lógica y de la naturaleza misma.

dietaquemagrasaLas dietas muy restrictivas, basadas en la ingestión de un solo alimento o en la disociación rompen nuestro equilibrio interno y pueden poner en grave riesgo nuestra salud… Y no es para menos: durante “X” días nos alimentamos poco y exclusivamente de uno o varios alimentos, lo que supone un déficit muy grave de los nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Pero el cuerpo, que es muy sabio, nos pasa factura en poco tiempo: cansancio, dolor de cabeza, insomnio, cabello quebradizo, uñas débiles, piel apagada, nerviosismo, mal humor, etc. Si la dieta se mantiene durante un periodo más largo de tiempo, los problemas pueden ser mayores: envejecimiento prematuro, anemia, desarreglos hormonales, mal funcionamiento de los riñones, trastornos de la alimentación, alteraciones estomacales… y lo más frustrante: rápidamente se recuperan los kilos perdidos.

La explicación es muy sencilla, la pérdida de peso se debe sobre todo a la pérdida de líquidos y glucógeno en lugar de grasa. En consecuencia, al volver a la dieta habitual, aunque se coma poco, nuestro cuerpo asimila muy rápidamente todo aquello de lo que se le ha privado. En una dieta muy restrictiva, el metabolismo baja y llega a reducirse tanto que cualquier migaja engorda y no hay forma de adelgazar.

Respecto a los “productos milagro” (pastillas, cremas, infusiones, preparados…), son tan engañosos y perjudiciales como las dietas rápidas. No hay nada que permita perder peso como por arte de magia, aparte de una dieta adecuada a las características de cada persona y el ejercicio.

Para perder peso de una forma eficaz y duradera, no hay más remedio que seguir una dieta hipocalórica individualizada y elaborada por un especialista (endocrino o nutricionista). La dieta debe ser equilibrada y contener todos los alimentos necesarios para el organismo, reduciendo el consumo de grasas y azúcares innecesarios. Y, por supuesto, se necesita tiempo.

Pero lo más importante es que esa dieta nos conduzca hacia unos hábitos alimenticios sanos de por vida. Si esto no se modifica, ninguna dieta nos hará adelgazar y seremos víctimas del efecto “yo-yo” y de una mala salud general. Si a unos buenos hábitos alimenticios sumamos algo de ejercicio, el éxito para nuestra figura y nuestra salud estará asegurada.

dietafrutas

Huye de estas dietas

A continuación te presentamos algunas de las dietas populares para perder peso rápidamente. Son las típicas que te recomienda una amiga, un falso experto en nutrición o lees en una revista poco seria. Cuáles son, en qué consisten y, sobre todo, por qué no debes hacerlas:

Dietas altas en proteínas. No han demostrado su eficacia en la pérdida de peso a largo plazo, ya que suelen ser también altas en grasa y escasas en nutrientes básicos como minerales y vitaminas

Dieta de la sopa comegrasas. Se trata de una sopa a base de verduras y un cubito de caldo que hace perder de 6,5 a 8,5 kilos en una semana. Es una dieta hipocalórica totalmente desequilibrada. Pretender adelgazar de 6,5 a 8,5 kilos en una semana es una auténtica barbaridad. Lo único que se consigue es perder agua y masa muscular y, al abandonarla, el efecto rebote es inmediato

Dietas disociadas. Evitan mezclar en una misma comida glúcidos y proteínas para que el organismo se vea obligado a quemar sus reservas de grasa para obtener más energía. Están basadas en conceptos totalmente erróneos y sin ninguna base fisiológica. La disociación de alimentos resulta un tanto utópica, ya que pese a existir alimentos ricos en proteínas y otros ricos en féculas, un mismo alimento puede contener ambos nutrientes. La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) ha lanzado la voz de alerta sobre el peligro de estas dietas, afirmando que muchas son “pura fantasía”

Dieta a base de frutas. Manzana, piña… son dietas hipocalóricas, monótonas y desequilibradas que si se mantienen durante varios días pueden acarrear graves deficiencias nutricionales. Además, lo que se pierde son sobre todo líquidos, por lo que el peso se recupera rápidamente al abandonarlas

“Dieta light”. Mucha gente llena su cesta de la compra a base de alimentos dietéticos, light o integrales pensando que así va a adelgazar. Nada más lejos de la realidad: aunque algunos tengan menos calorías, por sí solos no adelgazan. La mayoría son, simplemente, productos más sanos o naturales e incluso más calóricos.
Leer mas: Por tu salud y tu línea, huye de las dietas milagro http://www.dietas.com/articulos/por-tu-salud-y-tu-linea-huye-de-las-dietas-milagro.asp#ixzz2GNFEH900

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *