Portada » Salud » Protejámonos del sol en vacaciones

Protejámonos del sol en vacaciones

Rosita ArgüelloArtículo escrito por Rosita Argüello Mora

Periodista

Llegaron las vacaciones y con ello los días de playa. Aquí el cuidado de la piel es fundamental. Por ello, tenemos que pararnos para enfrentar a nuestro  gran amigo el sol, así como al agua salada y a la arena.

Primero que todo:

1-    Lo  mejor es usar filtros físicos (ropa), mantenerse en la sombra y no exponerse en horas de máximo sol de 12 a 16h. Las prendas de algodón proporcionan un factor solar de casi 15 SPF (Factor de Protección Solar). Usar sombreros de ala ancha y gafas de sol.

2-    Para las horas de máximo sol usar filtros solares físicos con óxido de zinc, pero sin mano partículas.

3-    Consumir una dieta saludable llena de antioxidantes naturales es siempre una estrategia útil no solo para mantenerse saludable sino que también para contrarrestar el daño causado por la exposición a la radiación ultravioleta.  Los alimentos frescos, crudos, sin procesar proporcionan los nutrientes que su cuerpo necesita para mantener un balance saludable de grasas omega-3 y omega-6  en su piel, esa es nuestra primera línea de defensa contra las quemaduras solares.

4-    El aceite de sésamo, el aceite de jojoba y la manteca de karité también son excelentes protectores solares.sol

 

Debemos evitar

1-    Debemos evitar las cremas en forma de aerosol y polvo (contienen nanopartículas)

2-    Filtros químicos.

3-    Lámparas solares y cabinas de bronceado.

4-    Exposición al sol entre las 12 y las 16 horas.

 

Con anticipación podemos buscar en las macrobióticas algunos de estos aceites que te ayudaran como protector solar.

protectores solAceite de sésamo, valorado por su eficacia como filtro solar ante las radiaciones UVB. Si además añadimos que favorece el bronceado natural y que hidrata la piel, ya tenemos la clave de su éxito cuando llega el verano. Por ser rico en ácidos grasos omega 6, minerales -en el que destacamos el  zinc- y su gran aporte en la vitamina E, revitaliza la piel y es antiflacidez

Aceite de jojoba: Vitamina E (antirradicales libres) ceramidas (regula la hidratación y reestructura el equilibrio graso), ácido linoleico (regenerador de las células de la piel). Aumenta la elasticidad y firmeza de la piel. Apto para pieles grasas. Antiarrugas, envejecimiento cutáneo, lo que lo hace ideal como base para una crema con filtro solar.

Aceite de zanahoria: óleo macerado de raíz Daucus carota, contiene una cantidad importante en beta-carotenos. Se emplea como potenciador del bronceado, ya que favorece la formación de melanina. Gran regenerador por ser rico en  vitamina A y E,  lo que lo hace beneficioso para pieles secas, con arrugas y con falta de firmeza. Suele mezclarse con otros aceites. Atención: su exceso en cantidad aplicada puede provocar manchas en la ropa o en la piel.

Manteca de karité: indicada para todo tipo de pieles deshidratadas, también para pieles sensibles. Emoliente, reparador, antigrietas de la piel, devuelve la elasticidad a las pieles secas en un tiempo récord. Es hidratante y, por su grasa, actúa de forma antideshidratante (evita que el agua de la piel salga). Ayuda a proteger la piel de las radiaciones UVB y UVA.

Dióxido de titanio: debido a su alto índice de refracción, sus capacidades absorbentes fuertes de la luz UV y su resistencia a la decoloración bajo luz ultravioleta. De allí que sea el bloqueador de los rayos UV más indicado para proteger la piel de los rayos dañinos del sol. Además de ser el mineral que causa menor irritación que los ingredientes químicos con absolvedores Ultravioleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *