Portada » Destacados » Resolución Alterna de Conflictos

Resolución Alterna de Conflictos

Artículo escrito por Catalina Rivera Sanabria         

Abogada y notaria

 

En artículos pasados escribí sobre el tema de negociación y sobre las audiencias de conciliación. En estos días, ha salido en las noticias el tema de las Casas de Justicia y la importancia que ellas tienen en la sociedad actual.

A raíz de ese tema, y con el objetivo de dar a conocer el tema de Resolución Alterna de Conflictos (RAC), quisiera abordar todo lo que conlleva, su concepto, sus formas, su importancia, para crear conciencia en todas aquellas personas que lean el artículo.

Quisiera partir con esta reflexión: “La vida es así: puedes quejarte porque las zarzamoras tienen espinas, o puedes alegrarte de que esa zarza espinosa esté llena de deliciosas moras”. Al final de las entregas de RAC veremos el por qué de esas líneas.

Primero, ¿qué es un conflicto? Es un choque de  intereses, valores, acciones, pensamientos  o direcciones. Dispone la existencia de un enfrentamiento. Para J.P Folger el conflicto es la “interacción entre personas o grupos independientes que perciben la incompatibilidad de sus metas y la interferencia mutua en el cumplimiento de dichas metas.”

En otras palabras, para que exista un conflicto debe existir dos o más partes, con una meta común, y que, para obtenerla, una de las partes significa un obstáculo para otra.  Obviamente para que se dé realmente el conflicto, las partes deben tener conciencia de la situación, y que la perciban como conflictiva.

A partir de la toma de conciencia sobre la existencia de la situación conflictiva, las partes tienen varias opciones, una, tratar de buscar una solución por medio de mecanismos de diálogo, transformando el conflicto en una situación positiva; y dos, dejar que el conflicto se agrave, provocando una “escalada del conflicto” es decir, implica que se introduzcan en el mismo elementos de enojo, alteración, violencia, y transforma el conflicto en una situación más estresante y totalmente negativa.

Los conflictos son inevitables en la vida cotidiana. Son parte de la naturaleza humana y del ser todos diferentes. Se dan en relaciones sentimentales, en el hogar con los hijos, en el trabajo, entre compañeros de escuela y colegio, entre vecinos, en fin.. en todas las relaciones humanas que nos podamos imaginar. Pero está en cada uno de nosotros la manera de cómo resolverlos.

Cuando el conflicto se agrava, y estamos en presencia por ejemplo de un conflicto con un hijo, lo que puede suceder es el rompimiento de la relación, resentimientos, que en un hogar no es nada productivo.

Algunos otros y muchos conflictos pueden llevar asuntos legales. Cuando se da la “escalonada del conflicto” puede que las partes decidan ir a un proceso judicial, para que sea un Juez de la República el que dictamine, de acuerdo al Derecho, quien es el ganador y quien es el perdedor. Cabe destacar que las relaciones en este punto también se ven deterioradas.

Ya conociendo un poco sobre el tema del conflicto, que es entonces la ¿Resolución Alterna de Conflictos? Como su palabra lo indica, son formas o métodos de resolver conflictos sin tener que llegar a los tribunales de justicia, o al rompimiento de relaciones humanas. Son formas de resolver conflictos de manera pacífica, mediante el diálogo y una comunicación asertiva.

En la actualidad ha surgido la discusión si realmente Resolución Alterna de Conflictos es el nombre correcto para estos métodos, y en su lugar no debería ser Resolución ADECUADA del  Conflicto, o Métodos ADECUADOS para la Resolución de Conflictos. A mi criterio, es correcto pensar en la palabra adecuada, porque realmente se tratan de métodos apropiados para resolver conflictos en la sociedad.

Existen muchos métodos RAC, pero los más importantes y los que regula la Ley de Resolución Alterna de Conflictos y Promoción de la Paz Social que rige en nuestro país son:

Negociación.

Conciliación o Mediación.

Arbitraje.

Negociación:

Es el mecanismo de diálogo por excelencia. Aunque no está regulado independientemente en la Ley RAC, tanto la conciliación como el arbitraje tienen que ver con la negociación.

En la negociación pura, las partes entre sí mismas, y sin la intervención de un tercero, comunican sus necesidades, sentimientos, inquietudes y buscan la mejor opción para llegar a un acuerdo que satisfaga sus intereses. Las partes interactúan entre sí para llegar a un acuerdo.  Es un procedimiento de cooperación, de autocomposición y de reciprocidad.

Para que exista negociación, se deben dar tres condiciones fundamentales. La primera: que las partes tengan algunos intereses comunes y algunos opuestos, esto genera que exista reciprocidad entre las partes, donde cada una de ellas se beneficiará dando y recibiendo algo, siempre se debe estar ante un supuesto de reciprocidad, aun cuando solo una de las partes sea la que entregue.

La segunda condición y muy importante, es que exista un balance de poder. Es decir que el poder que cada una de las partes ostenta debe estar al menos equilibrada. Si la brecha de poder es muy grande, la parte  sin poder podría estar en clara desventaja y la negociación no podría ser positiva. Pero si la brecha no es grande, la parte menos poderosa puede adoptar mecanismos para empoderarse y así balancear los poderes.

La tercera y última condición es la buena fe. Un principio general de todo el Derecho y de la vida en general. Las partes deben tenerse confianza, deben estar bajo el supuesto que ambas quieren negociar de una manera limpia sin aprovecharse uno del otro.

Hay muchas maneras de negociar, pero sin duda alguna, la más positiva es la negociación por intereses, de la cual escribí en un artículo anterior.

Para tener una negociación satisfactoria es necesario que usted tenga claro el conflicto, cuál es su interés y trate de entender y descubrir el interés de la otra parte, además debe pensar en cuál sería la solución ideal para usted, qué tanto podría intercambiar y muy importante; piense en su MAAN.

MAPAN significa Mejor Alternativa Posible a un Acuerdo Negociado. Debe pensar, si no negocio, ¿cuál otra alternativa mejor tengo?. Por ejemplo, piense que trabaja en una empresa de gerente financiera, gana un millón quinientos mil colones mensuales, su trabajo le queda a quince minutos de su casa. Cree usted que su salario no es el que debería percibir y amigas con puestos similares ganan mejor, por lo que decide solicitar un aumento salarial. Cuando está decidida a solicitar la cita a su jefe, la buscan de una empresa en donde le pagan dos millones de colones al mes, pero le queda a más de una hora de su casa.

Cuando usted decide conversar con su jefe, ya usted tiene una alternativa si no llega a ningún acuerdo de aumento salarial, tiene la alternativa de ese otro trabajo. Si no lo hubieran buscado de otra empresa, su MAPAN es negativo, puesto que no tiene una mejor alternativa en caso de no llegar a un acuerdo.

Claro, usted también debe pensar en el MAPAN de la otra parte, y de  ahí armar su estrategia para negociar. Importante a la hora de negociar: tener propuestas, ser creativo, utilizar el MAPAN, y tener una adecuada comunicación con la otra parte.

Podría escribir mucho más de cómo prepararse para negociar, pero al menos tiene una idea de los elementos más importantes para tomar en cuenta.

Para la próxima edición, estaré haciendo una breve síntesis de la conciliación y mediación.

Recuerde algo, todos los días negociamos, por eso disfrute negociar. Negociar es el arte de saber llegar a un acuerdo favorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *