Portada » Opinión » Sistema electoral costarricense blindado contra el fraude

Sistema electoral costarricense blindado contra el fraude

Prensa Tribunal Supremo de Elecciones.

A tres semanas para que se celebren las elecciones generales, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) garantiza a los 3.078.321 electores inscritos en el padrón electoral, que pueden acudir a cada una de las 6.515 mesas de votación con absoluta seguridad y tranquilidad, pues su voto será protegido y su voluntad será respetada.

El TSE, durante más de 60 años, ha reforzado la seguridad de los procesos electorales que organiza, garantizando que ese blindaje de protección de ninguna manera se vea vulnerado.

TSE seguridadAlgunas garantías de seguridad que constituyen ese blindaje en las diferentes etapas del proceso electoral son:

Padrón Registro Fotográfico: Es un documento que respalda el resultado de la elección; contiene la fotografía de cada elector y es donde cada elector debe firmar antes de emitir el sufragio.

Impresión de papeletas: El proceso inició el pasado 20 de noviembre y finalizó el 30 de diciembre. Las papeletas cuentan con tramas de seguridad, micro texto y gradientes que garantizan su autenticidad. Durante el proceso de impresión, traslado, empaque, almacenamiento y destrucción de material sobrante, se contó con estrictas y rigurosas medidas de seguridad; siempre con presencia de personal del programa de impresión de papeletas, de seguridad institucional, de oficiales de la Fuerza Pública y circuito cerrado de televisión, las 24 horas del día.

Empaque de material electoral: Se realizó del 3 al 10 de enero. Fueron 80 funcionarios del Órgano Electoral quienes empacaron los 27 materiales correspondientes a las 6.454 juntas receptoras de votos (JRV) (las restantes 61 juntas receptoras son las habilitadas en los consulados de Costa Rica en el extranjero). Se utilizó un sistema de bandas transportadoras en una línea de producción que facilita el control del material a empacar. También, durante esta etapa se incluyó la tecnología de radiofrecuencia en sacos y en el padrón registro, para garantizar que corresponden a la misma mesa de votación. Además, se empleó el marchamo de seguridad para cerrar el saco de la documentación electoral. Este proceso también contó con seguridad institucional y de la Fuerza Pública, las 24 horas del día.

La distribución del material a las juntas cantonales será custodiado por un encargado de ruta, un asistente y un oficial de la Fuerza Pública. Se colocarán marchamos en puertas de los camiones que se utilizarán en la distribución. Además se utilizarán listas de recibo de entrega de los sacos de tula a cada junta cantonal, monitoreo de vehículos mediante GPS y revisión del material electoral, por parte de la JRV, tanto en los días previos como el propio día de la elección.

Día E: Las JRV serán controladas por los miembros de mesa propuestos por los partidos políticos (41.822 en total, de los cuales se han juramentado 10.745). Además, 10 agrupaciones políticas han acreditado 44.300 fiscales. También vigilarán el proceso 47 Observadores Nacionales y cerca de 8 organizaciones u organismos electorales acreditarán Observadores Internacionales. Finalmente, el TSE dispondrá de 109 asesores electorales, en los 81 cantones del país, 12.908 auxiliares electorales (224 son auxiliares contingentes), 188 encargados de centros de votación, 51 funcionarios en 51 JRV en el extranjero y 891 Delegados ad honórem, distribuidos en todo el territorio nacional.

Transmisión de datos: Varios de los filtros que se requieren para realizar la transmisión y recepción de los datos son: el funcionario tiene un usuario y contraseña para ingresar a la aplicación del sistema de transmisión, requiere de una firma digital, también se cuenta con números telefónicos exclusivos para la transmisión, con un sitio alterno de respaldo de la información y un sistema de monitoreo sobre la red de datos. Entre la seguridad física con que se cuenta en cada Centro de Recepción y Transmisión de Datos, habrá presencia de 3 funcionarios del TSE, Fuerza Pública, oficiales de seguridad del TSE y, además, el acceso a dichas áreas será restringido, habrá cámaras de circuito cerrado de televisión, entre otros. A nivel operativo, la rápida transmisión de los resultados provisionales de las JRV, contribuye a disipar la incertidumbre en torno al resultado de la elección y favorece un clima de tranquilidad general. La diferencia entre los datos provisionales de la transmisión de las mesas procesadas, respecto al escrutinio definitivo de los votos, ha sido mínima: por ejemplo, del 0,20% en la Elección Nacional del 2006 y del 0,09% en la Elección Nacional del 2010. Cabe agregar que, como garantía esencial de la transparencia del proceso, los representantes partidarios, acreditados en cada JRV del país, se llevan, tras el cierre de la votación, una copia de la certificación de resultados firmada por todos, lo que permite a los partidos contrastar los resultados en poder de sus personeros, con los difundidos por el TSE.TSE seguridad2

Recolección del material electoral: Dentro de las garantías de seguridad está asegurar que todos los sacos estén en el TSE a más tardar el día siguiente de la elección, exceptuando lugares de difícil acceso (Isla del Coco y zonas indígenas). Los asesores electorales recolectarán 5.632 sacos de documentación electoral; mientras que el ICE, Vigilancia Aérea, Guardia Costera y el programa electoral de recolección del material electoral, recogerán 822. Todos irán a los 82 centros de acopio ubicados en todo el país, para finalmente ser trasladados a la sede central del TSE.

Escrutinio: Es variada documentación que respalda y asegura el resultado de la elección: acta de cierre de la votación incluida en el padrón registro, certificación de resultado de la elección, mensaje de transmisión de datos y papeletas.

El conteo realizado por las JRV lo realizan los miembros de mesa propuestos por los partidos políticos y, eventualmente, los auxiliares electorales; a su vez, lo fiscalizan los partidos políticos, observadores nacionales e internacionales y los medios de comunicación. Para concluir, en la sede central del TSE los propios magistrados escrutan cada JRV, recuentan aquellas en que se presente alguna de las causales establecidas para ello (o todas, ante resultados estrechos de menos de 2 puntos porcentuales entre las dos candidaturas más votadas o entre la segunda y tercera candidatura más votada, en caso de ser necesaria una segunda ronda);  pueden revisar las decisiones tomadas por la JRV, y todo lo hacen con fiscalización de partidos políticos, observadores nacionales e internacionales, transmisión televisada en vivo del proceso y presencia de la prensa.

En fin, más de 80 mil agentes electorales permiten que el pueblo de Costa Rica, dirigido por su TSE, escoja pacíficamente a sus autoridades políticas como lo ha hecho nuestra democracia por casi 7 décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *