Portada » Deportes » Triunfo y degradación de la mano

Triunfo y degradación de la mano

Rosita Argüello Mora. Periodista

El lunes 27 de octubre nos enteramos que el premio al mejor portero de la Liga de la primera división española conocida como (BBVA),  fue para Keylor Navas. El guardameta, ahora en el Real Madrid, hizo una gran temporada en el Levante que fue clave para su equipo. Keylor  supero a los guardametas Willy Caballero que jugó con el Málaga y Thibaut Courtois del Atlético de Madrid.

keylor Navas“Es un privilegio poder estar aquí y agradezco a mis excompañeros del Levante este premio. Doy las gracias por acompañarme en los momentos difíciles. También me acuerdo de mi familia. Espero poder estar aquí el año que viene”, dijo el guardameta de Costa Rica.

Según las estadísticas, Keylor es el que más paradas hizo, 160 en 38 jornadas que tuvo participación. Encajó 39 goles y su porcentaje de acierto fue del 80,1%.

Pero por otro lado, Iker Casillas quien obtuvo este mismo premio del 2009 al 2012, cada día ve más lejos volverlo a obtener. A sus 33 años, el portero es el titular del Real Madrid en entredicho. Cobra ocho millones de sueldo y posee contrato hasta 2017, pero medita salir.

Quienes bien le conocen comentan que Casillas no es el Iker de siempre desde hace tiempo. Ha perdido locuacidad y espontaneidad y se ha convertido en un tipo a la defensiva, por momentos hasta huraño. Se le observa menos sonriente y muchas veces cabizbajo antes, durante y después de los partidos, como si rumiara esta situación extraña para él.

Muchos de sus compañeros consideran que Casillas debió abandonar el pasado verano el club deBRASIL FÚTBOL MUNDIAL 2014 su vida, donde suma 15 años en la élite. Sabía que Florentino Pérez le dejó «aislado» en su enfrentamiento con Mourinho, tal y como el propio cancerbero confesó en una reciente entrevista a Iñaki Gabilondo, y que deseaba renovar la portería. Si le pidió que siguiera después de la final de la Champions ante el Atlético fue más porque no estaba dispuesto a asumir el coste político que representa decidir el traspaso de una leyenda que por sincera convicción. Receloso por la llegada de Keylor Navas, aunque la titularidad del costarricense ante el Elche no tuvo continuidad, Casillas no está cómodo. Asume que su salida es casi obligada el próximo verano, pero para él y su familia les supone un problema verse fuera de España.

Casillas sufre como una puñalada el deterioro de la relación con la hinchada que antes le vitoreaba y ahora, al menos en un amplio sector del estadio Santiago Bernabéu, le abuchea. Unos silbidos que el presidente blanco solicitó a los socios que frenaran para no dividir más al club, fragmentado desde tiempos de Mourinho. Casillas, cada día más señalado, asegura que se ve todavía «fuerte y con muchas ganas para hacer las cosas lo mejor posible» tanto en su club como en el equipo de todos. «Creo que va a ser una transición buena. No duro toda la vida ni soy inmortal. Todo el mundo tiene que decidir cuándo lo deja», explicó Casillas durante un reciente acto publicitario Adolfo Suárez-Madrid-Barajas. Todavía titular pero mirado con lupa de gran aumento y objeto de una especie de plebiscito en cada partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *