Portada » Destacados » Un pacto social que ilumine nuestro camino en el Siglo XXI

Un pacto social que ilumine nuestro camino en el Siglo XXI

Dra. María del Rocío Sáenz, presidenta ejecutiva, Caja Costarricense de Seguro Social

Al asumir la Presidencia Ejecutiva de la institución, deseo compartir con la ciudadanía, así como con los médicos, enfermeras, microbiólogos, promotores de la salud, asistentes de pacientes, trabajadoras sociales, choferes de ambulancia, técnicos, entre muchos otros, que hacen de nuestro sistema un ícono global en cobertura e indicadores sanitarios, las principales ideas y aspiraciones que guiarán la gestión que hoy emprendemos juntas y juntos en favor del disfrute de la salud, y el alivio del dolor humano entendidas como condiciones que viabiliza el desarrollo humano sustentable.

Dra. María Roció SaénzA. Cimientos para una Caja Costarricense de Seguro Social centenaria

Colocaremos a la población (sus necesidades, sus derechos, y corresponsabilidades) en el centro del proceso decisorio de los distintos regímenes y niveles de gestión de la institución, es decir que las acciones que se tomen tendrán una manifiesta intención de mejorar los servicios de salud, humanizarlo y reencontrarlo con las y los ciudadanos.

Fortaleceremos pragmáticamente las bases éticas del pacto social que dio origen a la CCSS, incorporando a la solidaridad, equidad y universalidad, pilares de transparencia, participación social y sostenibilidad. Así,

Velaremos porque las adquisiciones, las contrataciones de personal, las obras de infraestructura, el ejercicio profesional, y otros ámbitos de la gestión respondan a estos principios, y para ello impulsaremos la participación de los profesionales de salud y la vigilancia ciudadana como fuerzas de mejoramiento institucional.

Reconciliaremos la autonomía institucional con la rectoría sanitaria y las políticas de Estado en seguridad social, reflejado esto mediante una coordinación permanente entre autoridades, pero también entre los distintos niveles de gestión institucional, principalmente los locales.

Impulsaremos una planificación y medición del desempeño institucional basada en metas sanitarias de corto, mediano y largo plazo que complementen los compromisos de gestión de los servicios de salud. Pues aunque los números son demasiado importantes e indispensables para medir nuestro accionar, se han quedado cortos para valorar variables más importantes como la calidad de los servicios y su impacto en el estado de salud, ausencias que son sentidas y demandadas a diario por las y los ciudadanos.

Crearemos condiciones de prevención del riesgo financiero y de resiliencia institucional, que blinden de forma exitosa a la CCSS ante futuras crisis externas y alerten temprana y transparentemente sobre vulnerabilidades en la gestión, dando en este último aspecto especial vigilancia en favor de la racionalización del aparato administrativo de la institución.

B. Cobertura universal y efectiva en salud desde el seguro de enfermedad y maternidad para todos y todasDra. María Roció Saénz CCSS

Construiremos sobre la mística del personal de salud nuevos estándares de calidad, servicio y participación ciudadana. La reducción de las listas de espera y la implementación generalizada de un expediente digital serán pasos prioritarios para caminar hacia esa nueva gestión de la calidad y el impacto en salud.

Revisaremos la priorización de inversiones en infraestructura hospitalaria incorporando criterios preventivos y previsionales del riesgo a desastres que reduzca la vulnerabilidad de todos los niveles de las redes de servicios de salud.

Buscaremos incansablemente la universalización real del sistema de salud, dando énfasis a segmentos de población que todavía hoy encuentran barreras de acceso a los servicios de salud. Para ello, debemos transitar hacia un sistema menos ensimismado, y más cercano y más eficiente resolución de las necesidades de salud, tarea en la cual el primer nivel debe extender su gestión hacia el entorno familiar y comunitario como espacios de construcción de la salud.

Promoveremos una asignación de recursos humanos en salud coherente con las necesidades de la atención de las y los asegurados, dando especial atención a las regiones y provincias periféricas de manera que se amplíe la capacidad resolutiva del sistema en el primer y segundo nivel de atención en salud.

Renovaremos los paradigmas de inspección y cobro a partir del aprovechamiento racional de la innovación tecnológica, y retomaremos la coordinación con otras plataformas e instituciones del estado para reducir la evasión y elusión de las responsabilidades contributivas en los aportes del Estado, los patrones, las y los trabajadores.

C. Garantizando hoy la sostenibilidad del seguro de invalidez, vejez y muerte

Compartiremos de forma transparente y oportuna con los trabajadores y la sociedad costarricense el estado de este régimen de invalidez, vejez y muerte –una vez que contemos con informe que está en elaboración- , de forma que podamos reducir la incertidumbre sobre los problemas y fortalezas reales de nuestro sistema de pensiones.

Presentaremos al país una propuesta de medidas necesarias para el fortalecimiento de sostenibilidad financiera y administrativa del régimen de invalidez, vejez y muerte, con el fin de ser analizadas a la luz un diálogo multisectorial pero perentorio para la toma de decisiones.

Fortaleceremos el instrumental financiero y tecnológico que permita una eficiente colocación de las inversiones del IVM, pero que provea el control y transparencia necesarios para recuperar la confianza de los distintos sectores institucionales y poblacionales del país.

Trabajaremos para que todas las adultas y adultos mayores, en condición de pobreza, cuenten con la cobertura del régimen no contributivo en coordinación estrecha con los parámetros de gestión de la política social y de superación de la pobreza establecidos en la constitución política así como en el plan nacional de desarrollo.

Finalmente, la CCSS puede ser vista como una casa para garantizar un estado de bienestar de la población, pero también está diseñada para acoger de forma especial la atención de aquellos ciudadanos y ciudadanas que temporal o permanentemente ven afectada su salud. Ordenarla con nuestro accionar diario, pero también despegar nuestra visión del corto plazo y prepararla para el futuro, es el derrotero y la responsabilidad conjunta que debemos enfrentar, en la renovación de nuestro pacto social hacia una “salud para todas y todos, por todas y todos, y desde todas las políticas del Estado”.

Una respuesta para Un pacto social que ilumine nuestro camino en el Siglo XXI

  1. Ana Cecilia Rodriguez Quesada Responder

    23 mayo, 2014 en 7:37 PM

    Quisiera por este medio felicitar a la ministra por asumir este reto tan importante y le deseo mucho éxito.

    Todos sabemos los problemas financieros que ha enfrentado la CCSS,entre otros, pero cuando uno tiene un familiar con alguna enfermedad y en una lista de espera para hacerle un examen urgente no se acuerda de esa situación, quiere que se brinde un servicio rápido y eficiente.

    Pero ya sabemos que los servicios de salud están saturados y uno duda, como me sucedió a mi con la reciente enfermedad y muerte de mi madre, si lo que uno pretende lo va a encontrar y valora si se tiene los recursos económicos para buscar una opción privada.

    Lamentablenete en el Hospital de Alajuela que es la opción más cerca los servicioos estan saturados y mi mamá con 91 años, pasó más de 8 horas sentada en una silla de ruedas y ante la imposibilidad de encontrar una camilla me dijeron que lo mejor era llevarmela para la casa.Volví al día siguiente para que le pusieran otra vez suero y antibióticos por un problema pulmonar y una doctora de emergencias me dijo que le comprara un antibiótico tomado y volviera el viernes siguiente, día en que murió,luego de haber recorrido mucho para lograr internarla. Reconozco que talvez no había mucho que hacer, pero debió haber sido internada el sábado cuando yo la llevé y no cinco desúés……Situación diferente hubiera sido si recurro a los servicios privados… entonces hay una población de primera categoría y otra que debe recurrir a los servicios gratuitos y esperar que Dios los ayude, esto es lo que querems de nuestro sistema de salud, pregunto y que alguien me conteste…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *